Felicitan a indígenas de la Sierra Nevada por reconocimiento de la Unesco

El martes 29 de noviembre la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) añadió a su listado patrimonios inmateriales de la humanidad a los conocimientos ancestrales de los pueblos Arhuaco, Kankuamo, Kogui y Wiwa que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta, noticia que también fue reconocida por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Defensoría del Pueblo, que, además, recordaron que estas poblaciones ancestrales se encuentran en riesgo a causa del conflicto armado en Colombia.

“La @JEP_Colombia enaltece la vida y los saberes de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Colombia como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad (sic)”, expresaron en su cuenta oficial de Twitter.

Indicaron que con estas comunidades han estado trabajando, para que precisamente se respete su identidad cultural, que fue homenajeada por el organismo internacional.

“Asimismo, se continúa trabajando por el respeto de las prácticas culturales, el afianzamiento de las capacidades jurisdicciones de los pueblos, y los procesos de armonización. La sabiduría ancestral reconocida ante la Unesco tiene un rol fundamental para la protección del ecosistema, el entendimiento del territorio y y la administración de justicia restauradora ante la @JEP_Colombia (sic)”, finalizaron en un hilo en la red social.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo también festejaron esa inclusión en la Unesco de los saberes de los pueblos de la Sierra Nevada y recordó que han emitido alertas tempranas para su protección.

“Celebramos el reconocimiento de @UNESCO_es al Sistema de Conocimiento Ancestral de los 4 pueblos indígenas de la Sierra Nevada. Entre 2018- 2022 hemos emitido 7 alertas que advierten riesgos para la población indígena de Magdalena, Cesar y La Guajira (sic)”, indicaron también por Twitter.

Ya en un comunicado profundizaron sobre la importancia de los saberes de estas comunidades indígenas, que están en riesgo por cuenta del conflicto.

“La pervivencia de los sistemas de conocimientos tradicionales de los pueblos indígenas, y en general de los pueblos étnicos, requiere la garantía de los derechos fundamentales y colectivos. Recordamos que los pueblos indígenas de la Sierra Nevada se encuentran en riesgo de desaparición física y cultural como consecuencia, entre otros factores, del conflicto armado, pues históricamente han sufrido la acción violenta de los grupos armados”, advirtieron.

Y es que los pueblos descendientes de los Taironas, han resistido la invasión de los españoles, los abusos de los mestizos tras la Independencia, y desde finales del siglo XX, también han padecido por la violencia de grupos al margen de la ley.

Equilibrio entre los humanos,la naturaleza y el universo

Los saberes de los pueblos de la Sierra Nevada se basan en el equilibrio entre la naturaleza y los humanos, en una comunicación constante que mantienen los mamos (hombres que dominan ese conocimiento) y las sagas (mujeres) con la nieves perpetuas de ese ecosistema y sus ríos, indicaron en la reseña del reconocimiento de la Unesco.

“Se basa en la Ley del Origen, una filosofía que gobierna las relaciones de los seres humanos con la naturaleza y el universo que implica el cuidado de los lugares sagrados participando en rituales de bautismos, ritos de matrimonio, bailes y canciones tradicionales, así como retribuciones y ofrecimientos a los poderes espirituales”, explicaron.

En el organismo señalaron que esta visión ancestral también se centra en la protección del ecosistema de la Sierra Nevada y no ha permitido perder la identidad cultural de los pueblos de esa región.

“El sistema de conocimientos ancestrales es transmitido de generación en generación a través de practicas culturales, actividades comunitarias, el uso de la lengua indígena e implementando mandatos sagrados. Este proceso incluye el entendimiento de la relación física y espiritual de los sitios sagrados y la madre naturaleza”, reseñaron.

Precisamente, la embajadora colombiana ante la ONU, Leonor Zalabata Torres (Guneywya en su lengua original arhuaca), agradeció este reconocimiento.

“La madre tierra que tiene la capacidad de producir la vida, por eso las mujeres somos la tierra. Desde que se creó la luz del mundo los pueblos indígenas tenemos la misión de cuidar la tierra y salvar el mundo. Es necesario reconocer que nuestro conocimiento tradicional es tan válido y actual como el conocimiento científico”, expresó. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *