Nuevos detalles de la captura del presunto sicario de Marcelo Pecci

El pasado martes 10 de mayo, la ciudad de Cartagena se tiño de sangre luego de que en las playas de Barú fuera asesinado el fiscal paraguayo Marcelo Daniel Pecci Albertini. Mientras disfrutaba de su luna de miel junto a su esposa que estaba en estado embarazo, la periodista Claudia Aguilera, el funcionario del gobierno latinoamericano, fue impactado por varias balas que le quitaron la vida al instante.

Casi ocho meses después se capturó a uno de los integrantes de la banda de sicarios encargados del homicidio del fiscal paraguayo. En esta ocasión se trata de la detención de Gabriel Carlos Luis Salinas, quien habría transportado en una moto acuática al encargado de dispararle a Pecci.

La detención se logró en Venezuela, en el municipio de Chacao, una zona turística ubicada en la zona metropolitana de la capital Caracas. Precisamente en el lugar donde fue capturado Salinas era una zona transitada por varias personas.

Según la información dada por los medios venezolanos Gabriel Salinas y otro colombiano identificado como Carlos Javier Gómez, se transportaban por la avenida Libertador, diagonal al centro comercial Sambil, en una exclusiva zona de Chacao, en un carro sedán marca Fiat Sienna color gris de matriculas AFX320, cuando fueron abordados por las autoridades.

Salinas de 28 años y Gómez de 31 aseguraron ser técnicos de mantenimiento, uno de electricidad y otro de aires acondicionados, pero tras comportamientos extraños que denotaban nerviosismo, las autoridades venezolanas decidieron inspeccionarlos para percatarse que estaban con el responsable de haber transportado al sicario que mató al fiscal paraguayo y por quien hay una circular azul de la Interpol.

De igual forma el otro colombiano identificado como Carlos Javier Gómez, también tenía investigaciones y era buscado por cargos relacionados con homicidio.

Al respecto de Salinas mencionó el director de la Policía Nacional el General Henry Sanabria: “Esta persona sería partícipe del crimen como coautor, debido a que era el encargado de transportar a la persona que finalmente disparó contra Marcelo Pecci”.

Sobre el futuro de Salinas pese a que el homicidio ocurrió en Colombia el General Sanabria indicó que no sería extraditado a territorio nacional: “En principio no será traído a Colombia por cuestiones constitucionales de Venezuela. Será procesado penalmente allá a petición del país que ha sido agraviado”, y resaltó que tendrá que responder por: “lesiones personales llevadas a homicidio, tráfico de armas y a la coautoría que afectó la seguridad nacional de Paraguay”.
Riesgos para la defensa y familia de Pecci

En una entrevista para la emisora Caracol Radio, el jurista Francisco Bernate aseguró que están recibiendo mensajes en sus redes sociales con fotografías de los lugares que visitan, para hacerles saber que los están siguiendo. Calificó estos acercamientos a la familia Pecci como “llamativos” y añadió que han tomado las precauciones que tienen a su alcance, pero consideran necesario recibir medidas de protección adicionales.

Bernate señaló que él y la familia Pecci fueron convocados a una serie de audiencias presenciales en la capital de Bolívar, el mismo sitio donde fue acribillado el fiscal en mayo pasado. El abogado considera que esta situación los pone en peligro y pidió que se les permita asistir virtualmente.

“En lo personal recibo llamadas en las que se me informa que están muy pendientes de mis movimientos y sobre todo, en lo posible no asistir a la audiencia en Cartagena”, denunció el abogado.

Para él, estas intimidaciones representan “unas condiciones de seguridad” para él y para sus apoderados, de modo que ya lo informaron ante la Fiscalía General de la Nación. “Acudimos a organismos nacionales e internacionales que esperamos se pronuncien en las próximas horas sobre la necesidad de unas medidas de protección”, solicitó Bernate.

De todos modos, el abogado se mostró satisfecho con la captura de Salinas, porque con ella se concretó la captura de todos los actores materiales del asesinato. Su detención también indica, según Bernate, que el sistema de recompensas a cambio de información está dando resultado y que la justicia internacional no ha olvidado el caso. Además, tiene la esperanza de que este último capturado decida colaborar con la justicia para dar con los autores intelectuales del homicidio de Pecci.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *