lunes, junio 24, 2024
Actualidad

Petro da un inesperado giro a su propuesta de Asamblea Constituyente

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha salido a explicar, a través de distintos espacios, su propuesta sobre la activación del poder constituyente para resolver temas que quedaron en el tintero en las últimas tres décadas y que están estrechamente vinculados al conflicto armado en el país suramericano.

El tema ha desatado intenso debate y cada vez se complejiza más ante las declaraciones y desmentidos de varios actores de la política, incluido el jefe de Estado, cuyas aclaratorias parecieran no terminar de ponerse en limpio para convencer a los colombianos.

Mientras que el mandatario culpa a la prensa de haberlo malinterpretado —al asumir que había pedido convocar una Asamblea Nacional Constituyente para impulsar sus reformas que han sido tumbadas o van a paso lento en el Congreso—, los medios y dirigentes de distintas tendencias lo señalan de querer «perpetuarse en el poder» o de un «autogolpe» que vería luz con la modificación de la carta magna.

En varias oportunidades le ha salido al paso a quienes aseguran que busca reelegirse pero también ha tenido que hacer precisiones y explicaciones desde distintas ópticas sobre lo que realmente le propone al país.

¿Qué propone?

En una entrevista dirigida por el periodista colombiano Daniel Coronell, Petro expuso el alcance de su planteamiento, que tiene como epicentro al poder constituyente, que define como una «actitud» del pueblo y no un «medio».

«La Constitución dice que el poder emana del pueblo. Hoy se extrañan de que un presidente convoque el poder constituyente», aseveró.

Al ser precisado sobre si busca o no convocar una Asamblea Nacional Constituyente, como lo había asomado en marzo pasado en un evento público, ratificó que sus afirmaciones fueron descontextualizadas y habló de cómo hacer que se manifieste el poder constituyente.

«Hay unos medios para expresar el poder constituyente: un cabildo abierto, consultas, asambleas populares, una asamblea nacional constituyente, un referendo constitucional». Sin embargo, aún no se ha puesto sobre la mesa cuál será la forma de hacerlo.

Los tres ejes

Como lo ha expresado Petro desde su campaña, hay problemas relativos al conflicto armado colombiano que no se han resuelto en los últimos 30 años y que incluyen aspectos como el Acuerdo de Paz de 2016 y la crisis climática.

El presidente sitúa tres puntos fundamentales para que el poder constituyente pueda expresarse, con miras a resolver los temas pendientes: la reforma agraria; el ordenamiento y la transformación territorial, que se estableció en la Constitución del 91, y la «verdad» para lograr «el perdón social del pueblo». Además, incluye sus propuestas como la reforma política y de la justicia.

En la entrevista, Petro fue cuestionado sobre cuál sería la forma para medir lo que quiere expresar el pueblo sin convocar a una Constituyente, que necesita varios pasos, entre ellos la aprobación por mayoría en el Senado y la Cámara de Representantes de una ley para consultar a la ciudadanía y una votación a favor de las propuestas presidenciales de casi 13 millones de personas.

«No me confunda el poder constituyente con los medios, por favor. Puede ser un referendo, una consulta, puede ser el mismo Congreso», expresó el dignatario.

Los reproches a Santos

El líder del Pacto Histórico no solo señala a la prensa de haberlo malinterpretado sino que mantiene serias discrepancias con el expresidente Juan Manuel Santos, quien calificó de «absurdo» usar el Acuerdo de Paz para convocar una Constituyente.

Ante esto, Petro volvió a poner sobre la mesa un alerta que ya había encendido: que Colombia no ha cumplido ante los países que integran la ONU con los compromisos que estableció en el Acuerdo de Paz de 2016.

En el documento elaborado entre las partes, que fue entregado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se estableció una «declaración unilateral de Estado», que considera vinculante y que, en su opinión, ha sido incumplida por Colombia.

«La declaración unilateral de Estado está por encima de normas internas, dice la Convención de Viena, y si algo la contradice para cumplirse, lo que se reforma no es el Acuerdo de Paz sino la norma interna», por lo que no se descartarían modificaciones en el texto constitucional, sin que aún quede en blanco y negro cómo se lograrían.
Expresidentes

En una entrega de tierras en el municipio Santa Bárbara de Pinto (Magdalena), el pasado sábado, aseguró que tanto Santos como los expresidentes Álvaro Uribe e Iván Duque habían «engañado» al país sobre el cumplimiento de lo estipulado en el documento que selló el diálogo de paz entre el Gobierno y las FARC.

El líder del Pacto Histórico también se ha referido a una iniciativa pendiente contemplada en la introducción del Acuerdo de Paz que habla de la necesidad de establecer un gran acuerdo nacional, «encaminado a definir las reformas
y ajustes institucionales necesarios para atender los retos que la paz demande».

«Qué pena me da que expresidentes se expresen públicamente contra la idea de hacer un acuerdo nacional cuando ellos mismos firmaron ese compromiso ante la humanidad. El acuerdo nacional no es ir a un club a tomar whisky, a repartirse los negocios públicos para volverse más ricos, es entre toda la sociedad colombiana para construir los caminos de la justicia social». Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *