viernes, junio 14, 2024
Internacional

La escasez de explosivos en Europa «obstaculiza» el suministro de municiones a Kiev

La escasez de explosivos en Europa se ha convertido en «el mayor obstáculo» del plan para aumentar la «escasa producción de proyectiles de artillería y misiles» y proporcionar las municiones prometidas a Ucrania, reporta The Economist.

En el marco de La ley de apoyo a la producción de municiones (ASAP, por sus siglas en inglés) —adoptada por la Comisión Europea en mayo de 2023 para garantizar el suministro de proyectiles a Ucrania en su conflicto con Rusia y ayudar a los países europeos a reponer sus propias existencias—, Europa aspira a producir 2 millones de proyectiles al año para finales de 2025. No obstante, los fabricantes de explosivos europeos «no están seguros» de que se pueda alcanzar este objetivo, apunta el medio.

Así, Reino Unido cerró su última fábrica de explosivos en 2008, mientras que solo queda una sola gran planta europea de producción del explosivo trinitrotolueno (TNT), ubicada en Polonia. La revista destaca que en territorio europeo hay «solo unas pocas empresas» que producen los explosivos de alta energía que se pueden cargarse en las municiones y proyectiles que corresponden a los estándares de la OTAN, como la noruega Chemring Nobel o Eurenco, con plantas en Francia y Suecia. Ambas compañías funcionan «a pleno rendimiento» debido al aumento de la demanda, pero aún así no logran satisfacerla.

Los subsidios de la ASAP están destinados a aumentar las capacidades de producción de municiones en Europa, sin embargo la constricción de una fábrica puede prolongarse hasta por siete años. El medio pone como ejemplo la construcción de un complejo de explosivos en Hungría que está llevando a cabo Rheinmetall, el mayor fabricante de armas alemán: la planta no empezará a funcionar hasta 2027.

Dependencia de China

Otro problema que enfrenta la industria de municiones en Europa es la escasez de trabajadores calificados y el suministro de materias primas críticas, especialmente por la dependencia del componente principal de pólvora, la nitrocelulosa, también conocida como algodón de pólvora, que se importa de China.

Anteriormente, se informó que el gigante asiático exporta el 49,3 % de esta materia prima para producir pólvora, mientras que las empresas armamentísticas europeas dependen en «más del 70 %» de este tipo de algodón chino.

The Economist escribe que, ante estas circunstancias, «algunos proveedores de municiones» europeos tratan de buscar suministros de fabricantes de explosivos indios y japoneses. No obstante, existe preocupación entre los expertos de que estos explosivos sean de menor calidad, por lo que podrían dañar los equipos bélicos. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *