jueves, junio 20, 2024
Variedades

Artistas ucranianos siguen creando a pesar de la crueldad de la guerra


A algunos artistas les ha resultado extremadamente difícil seguir trabajando.

La invasión rusa en curso no ha silenciado a los jóvenes artistas ucranianos, que canalizan sus sentimientos y experiencia de la guerra en el arte, mientras que la vida cultural de Leópolis sigue vibrante contra viento y marea.

Lejos del frente, la ciudad ha albergado a muchos ucranianos desplazados, incluidos artistas profesionales. Las muchas galerías de la ciudad han tratado de apoyarlos después de que la guerra cambiara sus vidas.

«La ansiedad nunca desaparece», dijo a EFE la joven de 28 años Marharyta Zhurunova, de Vinnytsia, en el centro de arte «Jam Factory», donde ella y otros artistas presentaron las obras que crearon durante el programa «Navegación», con el objetivo de ayudarlos a integrarse en Leópolis.

Varias docenas de espinas gigantes de rosas salvajes sobresalen en dos paredes adyacentes, en una adaptación de la obra de «land art» de Zhurunova y representan la ansiedad que sienten la artista y su coautor, Bohdan Lokatyr.

«Incluso cuando estoy en el extranjero, cuando me piden que cree algo que no esté relacionado con la guerra, simplemente no puedo. Porque todos mis pensamientos giran en torno a eso», dice Zhurunova, cuyo padre, de 56 años, lucha en las filas del ejército ucraniano.

Artista en el centro de arte "Jam Factory".
Artista en el centro de arte «Jam Factory».
EFE

A algunos artistas les ha resultado extremadamente difícil seguir trabajando, dice ella. Sin embargo, para Zhurunova y muchos otros, el arte se ha convertido en un salvavidas.

«Quizás, en nuestro caso el arte nace de la impotencia. Te sientes impotente pero aún sientes la necesidad de hacer algo», explicó.

Hay otras obras recientes de Zhurunova también exhibidas en la galería «Dzyga» bajo el título «Sálvame. Ayúdame. Protegeme».

Kostiantyn Zorkin, el comisario de la exposición, cree que si bien podría parecer que no hay lugar para el arte en medio de la guerra, con su «horror, odio y dolor paralizantes», precisamente ahora «el arte está volviendo a su poder mitológico y habilidades mágicas».

«El artista, como millones de mujeres y hombres ucranianos, busca apoyo interior, necesita protección y recurre a las poderosas fuerzas antiguas en busca de ayuda», explica Zorkin.

Las variaciones de una sola imagen, «un guerrero, un protector eterno», surgieron una y otra vez mientras Zhurunova pintaba.

Otras obras de jóvenes artistas en «Jam Factory» (una antigua fábrica de mermelada convertida en galería) giran en torno a la pérdida que vivieron. Algunos tuvieron que dejar atrás todas sus obras mientras se apresuraban a huir del bombardeo ruso. Algunos perdieron a sus seres queridos.

Illia Todurkin, de 22 años, de Mariupol, recolectó tierra de los alrededores de Leópolis para recrear las siluetas de varios cuerpos, con el fin de conmemorar a sus amigos que fueron asesinados durante el asedio ruso a su ciudad natal.

Centro de arte "Jam Factory".
Centro de arte «Jam Factory».
EFE

«No puedo ir a sus tumbas, no sé si están enterrados ni dónde. Pero esta larga y monumental acción me incitó a pensar en ellos. Es como si aquí recreara sus cuerpos a partir de la tierra que también tocan en Mariupol y creara un monumento temporal para ellos», explicó el artista a los visitantes de la galería.

Su amiga, Daria Chechushkova, de 23 años, dice que ha encontrado protección en Leópolis, donde la vida es mucho más normal que en Odesa, su ciudad natal junto al mar.

Sin embargo, le tomó un tiempo comenzar a «comunicarse» con la «fortaleza de piedra» de Leópolis para la artista que ve la interacción con su entorno como clave para su arte.

«Crecí en Odesa y sabía muy bien por qué hacía lo que hacía allí. Esto me faltaba en Leópolis al principio porque no tenía una historia común con esta ciudad», explica a EFE.

La artista invitó a la audiencia a rastrear la búsqueda de un hogar por parte de una persona desplazada caminando a lo largo de los contornos de una concha marina que dibujó en el mapa de la ciudad colocando mosaicos en varios lugares de Leópolis.

«Cuando no tienes un hogar, te encierras en ti mismo y te escondes como en un caparazón. Pero anhelas un hogar y poco a poco vas descubriendo lugares, personas o actividades que te pueden hacer feliz», explicó Chechushkova.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *