lunes, mayo 20, 2024
Variedades

Un amor “prohibido” entre ucranianos y rusos florece en Serbia

Ella es de Ucrania y él de Rusia. Su amor floreció en línea, pero con sus naciones en guerra, las probabilidades de continuar con su relación estaban en su contra. Aun así, la joven pareja no tardó mucho en superar las probabilidades.

Mariia Vyhivska e Iurii Kurochkin, ahora ambos de 23 años, se enamoraron mientras compartían un videojuego en línea. Pero la invasión de Rusia a su vecino amenazó con hundir su relación incluso antes de que despegara. Audazmente dieron la espalda a la enemistad engendrada por la guerra que impregnaba sus países de origen y eligieron estar juntos.

Vyhivska vivía en Zvyagel, cerca de la capital de Ucrania, Kiev, y Kurochkin en San Petersburgo en Rusia. A pesar de la distancia aparentemente insuperable, la pareja no se dio por vencida.

“No fue difícil”, dijo Vyhivska, sonriendo. “No tenía miedo, en absoluto. Yo estoy feliz. Porque soy amado.”

Kurochkin recordó cómo la pareja comenzó a hacer planes para conocerse en persona.

“Fue hace un año… comencé a organizar mi pasaporte internacional, para visitar a Mariia en Ucrania”, recordó Kurochkin. “Lo terminé en enero y, como saben, la guerra comenzó en febrero y arruinó todos nuestros planes.”

Parecía que toda esperanza de reunirse se evaporó en medio de la embestida rusa en Ucrania que provocó la condena mundial y vio a millones de refugiados ucranianos salir del país.

Vyhivska y Kurochkin estaban perdidos. Ella se mudó a Chequia poco después de que comenzara la guerra mientras él se quedaba en casa en Rusia. Pero no se dieron por vencidos. Comenzaron a evaluar “algunas opciones para vivir juntos”, dijo Kurochkin.

La respuesta resultó ser Serbia, una nación eslava en los Balcanes que seguía siendo amiga de Rusia y donde los rusos podían ingresar sin visa. La capital de Serbia, Belgrado, fue donde Vyhivska y Kurochkin se encontraron por primera vez.

“Llegué a Serbia el 27 de abril y la esperé durante varios días”, dijo. “Llegó de la República Checa y nos encontramos en la estación central de autobuses”.

Él era todo lo que ella imaginaba, dijo Vyhivska.

“Hubo este momento de alegría increíble”, dijo. “Viajé 16 horas y no dormí, no pude dormir. Así que salí del autobús y caí en sus brazos”.

Su nueva vida juntos comenzó en ese instante. Un albergue sirvió como su primera morada antes de que la pareja encontrara un pequeño apartamento en un suburbio de Belgrado. Asumieron varios trabajos mientras realizaban estudios en línea en una universidad de San Petersburgo.

La vida en común no ha estado exenta de problemas. En julio pasado, los extremistas prorrusos en Serbia dibujaron una enorme Z, un símbolo de la invasión de Rusia, en su edificio y los asaltantes irrumpieron en su apartamento. También fueron atacados por un grupo de hooligans, dijo Kurochkin.

Se estima que 200.000 rusos y unos 20.000 ucranianos llegaron a Serbia el año pasado. Muchos rusos establecieron negocios en el país balcánico, que se ha negado a unirse a las sanciones occidentales contra Rusia a pesar de buscar la membresía en la Unión Europea.

“A veces hablamos de la guerra, pero no tenemos ningún problema entre nosotros”, dijo Kurochkin. “Con otras personas, por supuesto (tenemos), porque hay mucha gente, hay muchos puntos de vista, entonces es imposible manejarlos a todos”.

Para Vyhivska, la mayor preocupación ha sido cómo será percibida por sus compatriotas ucranianos debido a su relación, aunque su propia familia no tiene ninguna objeción.

“¿Qué pasa después? Ya veremos”, dijo. “No sabemos qué pasará mañana, hay peligro hasta de guerra nuclear, ahora nos están asustando con eso. No puedo mirar muy lejos”.

Kurochkin dijo que simplemente tomarán las cosas como vengan: “Estamos felices porque estamos juntos”.

(con información de AP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *