Agricultura y el sector servicios, las claves del futuro

En el departamento del Cesar en los últimos años, ha resurgido la necesidad de una diversificación productiva ente el declive de la explotación carbonífera, siendo la agricultura las claves del futuro económico de este territorio costeño, donde el reto debe ser capacitar el recurso humano.

Según los últimos datos divulgados por el PIB indican que en los últimos años la explotación del carbón ha representado cerca del 40 % del valor agregado departamental. Suspender operaciones en un 100% tendrá un impacto importante en la actividad económica cesarense, por lo cual hay que trabajar en una avanzada futurista que evite el impacto negativo sobre la sociedad.

El economista Jaime Bonet, en su artículo titulado ¿Hacia dónde puede ir la economía del Cesar? Refiere que la tierra, recursos naturales, capital y trabajo, serían los cuatro factores fundamentales para tratar la economía en el territorio. Con los recursos naturales, el departamento tiene un significativo potencial en energías alternativas, como por ejemplo la solar, que podrían intensificarse en su explotación.

Considera que un segundo factor es el capital, necesario para iniciar cualquier proceso productivo. Es una realidad que el departamento no se caracteriza precisamente por la abundancia de este factor productivo. Las grandes inversiones en minería en el Cesar se generaron por la llegada de inversionistas externos. Esto no necesariamente es un impedimento, ya que, así como se movilizaron grandes capitales anteriormente, se podrían atraer nuevamente encontrando unos sectores atractivos para nuevas inversiones, expresó el economista.

Los otros dos factores de producción, tierra y mano de obr21a, son relativamente abundantes y una estrategia de producción debería partir de ellos. Sin embargo, a pesar de la abundancia relativa, estos factores no se caracterizan por la mejor calidad y sería una tarea importante por adelantar si el departamento planea que estos factores se conviertan en un generador importante de valor agregado.

Hay gran labor que podría liderar los distintos niveles de gobierno a través de entidades como el ICA, Ministerio de Agricultura, Agencia de Desarrollo Rural, entre otros.

Los otros dos factores de producción, tierra y mano de obra, son relativamente abundantes y una estrategia de producción debería partir de ellos. Sin embargo, a pesar de la abundancia relativa, estos factores no se caracterizan por la mejor calidad y sería una tarea importante por adelantar si el departamento planea que estos factores se conviertan en un generador importante de valor agregado. Con el recurso humano también existe una tarea grande por hacer.