Alemania condenó a una mujer de 97 años por crímenes nazis

Un tribunal alemán condenó este martes a dos años de prisión con suspensión de la pena a Irmgard Furchner, una antigua secretaria de 97 años que trabajó en un campo de concentración nazi en Polonia y es acusada de complicidad en el asesinato de más de 10.000 personas.

La corte dictaminó que Irmgard Furchner fue cómplice de asesinato por su papel como secretaria del comandante de las SS de ese campo de concentración, por lo que fue sentenciada a dos años de libertad condicional.

Furchner era adolescente cuando cometió los delitos y, por lo tanto, fue juzgada por un tribunal de menores. Entre junio de 1943 y abril de 1945, la procesada trabajó en la oficina del comandante del campo de concentración Paul Werner Hoppe.

Según el caso, la mujer tomó el dictado de las órdenes del oficial de la SS y llevó su correspondencia. «Lamento todo lo que sucedió y lamento haber estado en Stutthof en ese momento. No puedo decir más», expresó Furchner.

Los fiscales estiman que 65.000 personas murieron en esas instalaciones, ubicadas cerca de la actual ciudad polaca de Gdansk, incluidos «prisioneros judíos, partisanos polacos y prisioneros de guerra rusos-soviéticos».

Al concluir uno de los últimos juicios del Holocausto en el país, el juez Dominik Gross leyó la sentencia contra Furchner, sentenciada por su papel en lo que los fiscales llamaron el «asesinato cruel y malicioso» de prisioneros en el campo de concentración de Stutthof, en la Polonia ocupada.

Entre junio de 1943 y abril de 1945, Furchner trabajó en la oficina del comandante del campo, Paul Werner Hoppe. Según el caso, Furchner tomó el dictado de las órdenes del oficial de la SS y llevó su correspondencia.

Furchner estaba siendo juzgada desde septiembre de 2021 en el tribunal de la ciudad de Itzehoe, al norte de Alemania. Trató de evadir a la policía durante varias horas antes de ser arrestada en la cercana ciudad de Hamburgo y estuvo cinco días detenida. También intentó escaparse cuando el procedimiento se programó para comenzar en septiembre de 2021, huyendo de la casa de ancianos donde vive.

La acusada estaba presente cuando se pronunció el veredicto, sentada en una silla de ruedas. No habló ante la corte, salvo en una de las últimas audiencias en diciembre, cuando rompió su silencio. «Siento todo lo que sucedió», declaró ante la instancia regional en Itzehoe.

Se trata de la primera mujer procesada en décadas en Alemania por los crímenes de la época nazi. La acusada era una adolescente cuando se cometieron sus presuntos delitos y por lo tanto fue juzgada por un tribunal de menores.

Se estima que 65.000 personas murieron en el campo cerca de la actual Gdansk, incluidos «prisioneros judíos, partisanos polacos y prisioneros de guerra rusos-soviéticos», indicaron los fiscales. (Información RT y DW).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *