Agrosavia apoya a las sabedoras tradicionales y técnicas arhuacas de cultivos biofortificados

Durante la jornada de socialización de la iniciativa Agrilac del Cgiar en el Cesar confluyeron las lideresas, sabedoras y técnicas arhuacas en la comunidad de Umuriwa, corregimiento de La Mesa, municipio de Valledupar. Durante el evento se mostró el trabajo del semillero femenino Fondo Acción en tres parcelas demostrativas con cultivos biofortificados, dos dentro del resguardo y una con un productor agroecológico.

Este fortalecimiento de las huertas ha sido desarrollado con la contribución de la iniciativa AGRILAC en la que se estableció participativamente una parcela en la finca comunitaria La Lucha, una huerta en Umuriwa y una en la finca La prosperidad en la vereda El Palmar, con tres especies biofortificadas: maíz bio MZn01, Fedearroz BioZn035 y fríjol biofortificado AGROSAVIA rojo 43. El manejo de las parcelas ha hecho uso de extractos de plantas naturales en forma de purines que repelen los insectos, controlan patógenos, malezas y supermagro completo para la adecuada nutrición. Esta iniciativa también aportó el fríjol biofortificado con el que se elaboraron las preparaciones propias y gourmet que se expendieron en el quiosco del semillero Fondo Acción asignado en el Festival étnico intercultural y en la jornada de socialización de la iniciativa AGRILAC.

El objetivo de esta socialización con la comunidad ASOANEI y actores clave del Cesar, fue fortalecer la nutrición de la población rural, promover la inclusión de prácticas de conservación en la agricultura local, considerando aspectos como la diversidad de género y el enlace con los mercados.

En este evento participaron representantes de cuatro comunidades de la etnia Arhuaca Birwa, Ikarwa, Seymuke y Umuriwa, con la presencia de sus respectivos cabildos y comisarios, así como la delegada de la mujer y la adolescencia del pueblo Arhuaco y la primera mujer cabildo del pueblo Arhuaco Zarkumawin Torres Torres de la comunidad Umuriwa. Además, de la junta directiva de ASOANEI, representante del pueblo Wayuu, de la ONG Fondo Acción y una investigadora en Agroecología; un productor agroecológico de la finca La Prosperidad en la vereda El Palmar quien tuvo una parcela demostrativa en el marco de la iniciativa AGRILAC, docentes del programa de sociología de la Universidad Popular del Cesar, equipo técnico de AGROSAVIA y de la Alianza Bioversity- CIAT.

La iniciativa AGRILAC del Cesar presentó un alto impacto de inclusión social y de género debido a que se llegó a comunidades en condiciones precarias en territorios PDET y mostró que es posible generar un cambio en las funciones asociadas al hombre y la mujer en comunidades altamente tradicionales como el pueblo Arhuaco.

La iniciativa llega en un momento clave de una dinámica disruptiva que se está propagando al interior de la comunidad indígena, en el cual las mujeres se han empoderado en el alcance de la soberanía alimentaria y en el liderazgo de su pueblo.

Los recursos invertidos han fortalecido esas acciones incipientes y permitieron mostrar estos resultados por fuera de Umuriwa (comunidad donde se manejaron dos parcelas vitrina). Para entender el alcance del impacto de la iniciativa AGRILAC en el Cesar, que apoyó el semillero femenino de bioinsumos artesanales de Umuriwa, es necesario contextualizar que de acuerdo con la Ley de origen la mujer arhuaca puede ayudar en ciertas labores agrícolas más no puede sembrar dado que la mujer es la representación de la tierra, el laboreo y el simple hoyado para guardar la semilla, es considerado como un daño realizado por ella misma: la representación de la tierra sobre la tierra misma.

Por tanto, la delegada de la mujer y la adolescencia, Alcira Izquierdo Torres, comentó que “he propiciado y acompañado un trabajo espiritual con los manos durante varios años para pedir el permiso y dar el pagamento para que las mujeres puedan cultivar de manera autónoma sin depender de la ayuda masculina. El semillero Fondo Acción de Umuriwa se ha hecho cargo bajo el acompañamiento de AGROSAVIA y ASOANEI de las 3 parcelas financiadas por la iniciativa AGRILAC la prueba de las capacidades de este grupo de mujeres”. Al respecto, los cabildos de Ikarwa y de Sey Umuke, contactaron al comisario de Umuriwa, solicitándole que activara semilleros de mujeres también en sus comunidades.

Un aspecto altamente relevante fue la realización del saneamiento de las semillas, bioinsumos y materiales por el mamo de la mano con las indígenas. Esto permitió que los líderes de las comunidades visitantes que recibieron semillas pudiesen llevarlas ya armonizadas y así iniciar la diseminación de estos productos hacia zonas donde no se alcanzó a hacer presencia con la iniciativa AGRILAC.

Estas actividades en la zona de influencia de la comunidad de Umuriwa, consolidaron tanto la confianza en la plasticidad de los cultivos biofortificados frente a los fenómenos climáticos extremos como en la capacidad de las mujeres de responsabilizarse de producir insumos artesanales de calidad y en hacerse cargo del mantenimiento de las parcelas. Un elemento altamente significante del proyecto es que se logró un beneficio integral de los recursos para estas comunidades, esto teniendo en cuenta que no solo recibieron semilla, capacitaciones, también se constituyeron en proveedores de bienes y servicios en AGROSAVIA.

“Resalto la importancia de tejer actores y conocimientos, tradicionales y formales para que el pueblo Arhuaco alcance la soberanía alimentaria y cesen los reportes de muertes por desnutrición en nuestra etnia que actualmente aporta el 70 % de las muertes infantiles asociadas con desnutrición”, manifestó Aurora Izquierdo Torres, fundadora de ASOANEI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *