Internos de la Penitenciaría se graduaron en herramientas para llegar a la reconciliación y paz

En la Penitenciaría de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, conocida como La Tramacúa, se llevó a cabo la clausura del ‘Diplomado en herramientas para la ambientación de escenarios de negociación que conduzcan a acuerdos para la reconciliación y la paz en Colombia’, iniciativa pedagógica liderada por la Iglesia Católica a través de la Comisión de Conciliación Nacional (CCN) en la que participaron 42 hombres privados de la libertad que, en su mayoría, han pertenecido a diversas estructuras armadas al margen de la ley.

El proceso de formación, que se desarrolló durante más de un mes y medio abordando seis temas diferentes asociados a la construcción de paz, se llevó a cabo con articulación con la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP OEA) y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), así como al apoyo solidario de la Embajada de Suecia.

Al evento asistieron como invitados especiales el Alto Comisionado para la Paz Danilo Rueda y el Director General del INPEC, coronel Daniel Fernando Gutiérrez. Así mismo, estuvo presente el Presidente del Tribunal Superior de Valledupar junto a algunos jueces de ejecución de penas de la ciudad.

De acuerdo con el coronel Gutiérrez, entendiendo que se trata de ciudadanos que no han perdido la dignidad humana pese a estar privados de la libertad, estos escenarios permiten evidenciar el inicio de un proceso de humanización al interior de los establecimientos. Durante el evento, el Alto Comisionado dijo a los participantes que con su disposición para el desarrollo del diplomado “están demostrando que sí es posible la convivencia y la coexistencia en medio de las diferencias”.

Por su parte, Martín Sjögren, Jefe de Misión de la Embajada de Suecia en Colombia puntualizó: “Estamos en un momento muy importante para Colombia; de un lado hay una situación de conflicto bastante compleja en diferentes zonas del país; y del otro, hay un gobierno que está intentando buscar la paz total (…) Este diplomado es una apuesta por contribuir a esa construcción de paz, pensamos que las personas privadas de la libertad tienen mucho que aportar ahí”.

Al respecto, Manuel Támara, Asesor Metodológico de la Comisión de Conciliación Nacional, encargado de coordinar el proyecto, hizo énfasis en que el diplomado se enmarca en un proceso de mayor alcance, por lo que representa solo un inicio para aportar a una construcción que necesita múltiples esfuerzos en diferentes niveles de la sociedad.

En representación de sus compañeros, Jairo Escobar, participante de la iniciativa, afirmó durante la clausura: “Hoy nos volvieron a hacer sentir personas, hoy volvimos a soñar”. Agregó además que aunque en el espacio habían personas de diferentes grupos, se unieron todos para hablar un mismo idioma, el idioma de la paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *