Director de Gestión del Riesgo considera irresponsable poner a Hidroituango

Como «irresponsable» calificó el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Javier Pava Sánchez, la decisión de poner a marchar la Hidroeléctrica de Ituango sin tener la seguridad y la tranquilidad que se le debe garantizar a los habitantes aguas abajo del embalse.

El hecho es que «la Central Hidroeléctrica Ituango ya está generando energía para Colombia», como lo notificó la víspera al país el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, luego de reportar que se había cumplido de manera exitosa las pruebas definitivas de las dos primeras turbinas de generación eléctrica.

Pava Sánchez advirtió el riesgo de las comunidades de la zona de influencia de Hidroituango frente a la entrada en operación de las dos turbinas por parte de Empresas Públicas de Medellín (EPM) como entidad responsable.

“Nosotros habíamos advertido en la Resolución 1056 del 4 de noviembre de 2022 el riesgo al que está expuesta la población que se encuentra aguas abajo, ya que los procesos de vibración de la operación de las turbinas podrían generar algunos efectos externos al macizo rocoso y, por lo tanto, considerábamos que, de acuerdo con el principio de precaución, se realizara la evacuación inmediata de las familias ubicadas en el corregimiento de Puerto Valdivia y hasta el kilómetro 12 de Tarazá, teniendo en cuenta la información que obtuvimos frente a los problemas de inestabilidad que se presentan en el lugar”, afirmó el director general de la UNGRD.

El funcionario recordó que la UNGRD solicitó al Servicio Geológico Colombiano (SGC) una inspección en el proyecto, cuyo informe arrojó que se identificaron problemas de inestabilidad en la presa y dificultades de erosión en las áreas subterráneas, porque lo que recomendó realizar una serie de estudios adicionales para confirmar las condiciones de estabilidad del macizo.

Adicionalmente, la UNGRD recibió el informe final del empalme realizado por un experto en el tema acerca de lo que podría suceder ante la inestabilidad del macizo rocoso, las graves consecuencias que generarían su colapso y la posible avenida torrencial que se daría sobre la presa.

“Estos dos informes los hemos considerado en el análisis de riesgos que realizamos, generándonos una grave preocupación y la advertencia a los responsables frente a la puesta en operación del proyecto. Creemos que es irresponsable adelantarlo y ponerlo en marcha sin tener la seguridad y la tranquilidad que debemos ofrecerles a los ciudadanos que están aguas abajo del embalse”, recalcó Pava Sánchez.

Desde la UNGRD se solicitó a las autoridades territoriales tomar las medidas necesarias para proteger la vida de las comunidades no solo por la puesta en operación del proyecto, sino frente a su comportamiento a futuro, debido a que las condiciones del macizo rocoso podrían cambiar en cualquier momento.

“Nosotros como entidad encargada de la Gestión del Riesgo de Desastres hemos advertido estas circunstancias y seguimos insistiendo en que se tomen las acciones que corresponden, pero serán las autoridades responsables y competentes de estos casos quienes adelanten las medidas que para tal efecto consideren. Esperemos que esto no termine en una tragedia, que nos estemos equivocando y realmente no suceda nada, pero donde pase una emergencia tendremos que entrar a revisar las advertencias y las recomendaciones que desde la Unidad hemos realizado frente a la protección de la vida en primera instancia”, puntualizó el director general de la UNGRD.

Finalmente, Javier Pava Sánchez insistió en que debe prevalecer la vida antes que el proyecto y que hasta el momento la UNGRD no ha recibido ningún informe de la entidad responsable y de las autoridades competentes sobre la puesta en marcha de las dos turbinas. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *