Rafa Pérez perdió demanda y deberá pagarle una millonada a su antiguo bajista

En horas recientes se dio a conocer que el Juzgado Quinto Laboral del Circuito de Barranquilla sentenció al grupo Rym Music S.A.S., propiedad del cantante vallenato Rafa Pérez, para que pague una indemnización a José Moisés Páez Jimeno, bajista que tocó allí durante 5 años y fue despedido en noviembre de 2021.

Así entonces, el juez resolvió que la organización deberá reconocerle al músico una suma superior a los 20 millones de pesos por cesantías, primas de servicio y vacaciones que no le fueron reconocidas entre los años 2017 y 2021.

“Se declaró en el proceso que las agrupaciones vallenatas están acostumbradas a contratar a los muchachos y les pagan por evento, o sea, les dan $ 200.0000 o $ 300.000 solamente por toque y no les pagan seguridad social, prestaciones sociales o ARL. En este fallo se reconoció los derechos laborales que tienen estos integrantes de la agrupación”, explicó Erick Rada González, abogado de Páez Jimeno, en declaraciones recogidas por El Pilón.

De igual manera, el jurista recordó que, por ahora, solo se ha resuelto la demanda presentada por José Moisés, pero están a la espera de una decisión el resto de sus defendidos: la timbalera Winifer Campuzano, la baterista Katya Márquez y el pianista Jorge Urdaneta, quienes también fueron despedidos aquel día.

“Con esta sentencia se dio la protección de la justicia a los integrantes de esta agrupación para que se le reconozcan los derechos laborales, en este caso fue solamente a favor de José, pero es un precedente para que las demás personas que quieran demandar a estas agrupaciones vallenatas se les pueda reconocer este derecho y puedan ser contratados en debida forma”, concluyó Rada González.

¿Por qué comenzó el lío legal con Rafa Pérez?

Resulta que el exvocalista de Kvrass se disponía a presentar un show en Capurganá (Chocó) con su agrupación, pero ese día las fuertes lluvias causaron que el oleaje del mar Caribe aumentara de gran manera, lo que terminó por asustar a algunos de sus colaboradores, teniendo en cuenta que debían cruzar las aguas en bote para llegar al lugar de la presentación.

“Cuando llegó la embarcación, que era muy pequeña, empezó a llover y los muchachos manifestaron que con el mal tiempo no querían viajar, entonces les pedí que se calmaran y había que esperar (…) Yo llamé al empresario que nos contrató y le expuse la preocupación de ellos, y aunque él dijo que no había problema, consiguió un bote mucho más grande, como para 70 personas. Al llegar el bote ellos dijeron que no iban a cruzar y pidieron aplazar la presentación, que tenían miedo, no querían y que ni aunque les mandaran helicóptero iban a cruzar”, explicó Pérez, quien además contó que, a pesar de la lluvia, la Guardia Costera les había dado luz verde para embarcar.

Finalmente, de las 26 personas que acompañaban a Rafa Pérez para aquel evento, tan solo desistieron cuatro: Winifer Campuzano, Katya Márquez, Jorge Urdaneta y José Páez. Al día siguiente, el vallenatero dijo enterarse de que quienes no decidieron partir a su lado se quedaron en Necoclí bebiendo licor y por eso decidió suspenderlos, mientras ellos, enojados por la reacción, habrían renunciado.

A pesar de lo dicho por el cesarense, los antiguos músicos del artista expresaron que fue él quien los despidió de la agrupación sin pagarle sus respectivos honorarios y por eso recibió la demanda en su contra. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *