Insólito: detenidos periodistas brasileros por policía catarí al confundir la bandera de estado de su país con la LGBTIQ+



La bandera de Pernambuco, estado brasilero, contiene un arco iris que motivó el enredo.
La pieza publicitaria que divulga la televisión colombiana a propósito del Mundial de Fútbol que se realiza en Catar, y que con mucho humor hace referencia a “estar en el lugar equivocado”; tuvo una escena similar en el país árabe y el protagonista fue un periodista brasileño, enviado especial al cubrimiento del evento ecuménico.

El comunicador, identificado como Víctor Pereira, de TV Nova, canal del gigante suramericano, denunció que el pasado 22 de noviembre las autoridades cataríes lo agredieron a él y dos colegas de su país en un acto de homofobia y discriminación.

Según el relato, los oficiales que al parecer hacen parte de los servicios de seguridad del Mundial, los detuvieron pues portaban la bandera del estado de Pernambuco, nordeste de Brasil, la cual tiene de fondo un arco iris que los cataríes confundieron con la bandera de la comunidad LGBTIQ+, la cual está proscrita en el diminuto y rico país del golfo Pérsico.

El periodista y sus compañeras caminanaban con naturalidad por las calles de Cata, cerca a uno de los estadios en los que se desarrollan los partidos, cuando fueron retenidos por las autoridades.

Pereira denunció que los oficiales les arrebataron la bandera que llevaban consigo, y los empezaron a cuestionar sin siquiera constatar la autenticidad de la imagen de la insignia del estado brasilero.

Luego la arrojaron al suelo y seguidamente procedieron a pisotearla, lo cual representó una ofensa para los brasileños que estaban confundidos ante aquel gesto de los guardias cataríes.

En medio de estos hechos, el periodista intentó grabar lo que ocurría para dejar evidencia del maltrato por el que pasaban.

No obstante, estos clips también tuvieron que ser borrados por órdenes de las autoridades, que decidieron además que los periodistas no podían tomar fotografías ni grabar videos sobre el Mundial futbolero, pues consideraron que no tenían motivos para disfrutar la fiesta de este deporte.

Ante el abuso de poder de las autoridades y del maltrato al que fueron expuestos los brasileños, personas que estaban cerca decidieron intervenir, pues estaban en desacuerdo con todo lo que ocurría.

Fue gracias a esto que los periodistas pudieron defenderse, obtener de nuevo sus celulares y salir del lugar.

En cuanto los oficiales se alejaron, Pereira decidió recurrir a redes sociales para narrar la desagradable experiencia, para que el caso se convirtiera en viral.

De esta manera, realizó varios videos contando lo que le sucedió.

El reportero comentó que le parecía increíble lo que le había ocurrido, ya que está de manera legal en ese país y solo está allí por temas de trabajo.

“Eso es un absurdo, porque tenemos autorización de la FIFA para filmar absolutamente todo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *