El director del DANE explicó por qué decidió no trabajar con Gustavo Petro

María Jimena Duzán entrevisto a Juan Daniel Oviedo, director saliente del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) para su cuenta de Spotify llamada “A fondo” en la que la cabeza visible de esta entidad afirmó que se encontraba ilusionado por poder trabajar con el gobierno de Gustavo Petro, luego que su nombre sonara tan fuerte para seguir siendo el director de DANE, pero los reparos por parte del grupo de empalme.

Una vez Gustavo Petro ganó en segunda vuelta las presidenciales, contra el ahora senador Rodolfo Hernández, tuvo una reunión telefónica con Oviedo para definir su permanencia en el DANE, pero “la manzana de la discordia fue el IGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi) que entre sus funciones tiene que medir o contabilizar cuantas tierras hay sin sembrar o cuántos terrenos validos se encuentran en el país y el encargado de hacer los catastros, que establece el valor de las propiedades tanto en la ciudad como en el campo.

La visión que tenía Juan Daniel Oviedo de cómo se debería actualizar el catastro multipropósito en las zonas rurales del país era muy distinta a la que tiene pensado Gustavo Petro y su equipo de trabajo.

“Ese planteamiento de los acuerdos de actualización del catastro implicaría -en termino de recursos- (una inversión) que ronda los cinco billones de pesos; hagamos el supuesto que aparece ese dinero y actualizamos la información catastral, eso en 5 años (que es la vida útil de esa información) puede completamente desactualizarse. Además, es una inversión que es necesario hacerla de un solo golpe, también se deben establecer los mecanismos para que -en el tiempo- esta información siga actualizada”

Además, Oviedo señaló que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi no tiene los recursos humanos para hacer y -además- saldría más caro si el censo para el catastro multiproposito lo hacen ellos directamente y no -como lo propone el director del DANE- lo descentralizan y lo dejan a cargo de diferentes concesiones a lo largo del país.

“No se podría hacer a través del IGAC en tan solo un año porque no tenía las capacidades institucionales para hacerlo por eso el país debería disponerse a tener diferentes vehículos o brazos para poder hacer esa tarea de actualización (…) y se descubre que las concesiones permiten que hayan múltiples actores” afirmó Oviedo.

Es por eso que Oviedo proponía las concesiones no solo para que el trabajo del censo catastral multipropósito se hiciera más rápido, sino que abaratar los costos, algo que no puede hacer el IGAC por ser una función pública, además, se buscaba que esa información fuera útil para cosas diferentes que para el impuesto predial, como saber quien habitaba estos predios, en qué condiciones lo tienen y si se está aprovechando o no, entre muchas más preguntas.

Capitulo indígena y el problema con la estadística de esta comunidad dentro de los resguardos indígenas

Otro de los problemas que presentó Oviedo, al momento de negociar su permanencia en el gobierno Petro, es las regalías asignadas por el Sistemas de Participación a los resguardos indígenas dependiendo del número de personas que viven en esas zonas, cifra que depende del DANE.

El director del DANE planteó que eso no era equitativo, ya que se deberían entregar estos recursos de acuerdo al número de indígenas perteneciente al resguardo, sin importar donde viva, ya que un importante número de ellos no vive en estas zonas protegidas, por culpa de los mismos problemas al interior de estas comunidades.

Oviedo afirma que los indígenas que viven por en áreas metropolitanas presentan (en su mayoría) problemas de hacinamiento y esa “plata” los ayudaría a resolver ese inconveniente, algo que no cayó muy bien entre los representantes indígenas del gobierno entrante.

Los representantes indígenas le piden al DANE que certifiquen a los miembros de estas comunidades -que viven por fuera de los resguardo- como si sí vivieran en estas zonas protegidas, algo que categóricamente el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, se niega a hacer.

Estos representantes han llamado hasta genocida al director del DANE, ya que afirman que, como no se está contabilizando a los indígenas que están por fuera como si vivieran en los resguardos, los está “desapareciendo” estadísticamente, pues se está diezmando los recursos de estas comunidades que provienen del Sistema General de Participaciones.

Por esta razón, es que le dicen a Juan Daniel Oviedo que no puede seguir en su cargo como director del DANE, ya que se le pidió que no fuera “un genocida estadístico”, pero el mismo director de la entidad asegura que se debe cambiar es la ley que establece la forma participación de regalías a los indígenas y no poner a este ente a contabilizar indígenas en donde no los hay. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *