20 de julio , 2024
Variedades

Encuentran una intrigante roca al cruzar lo que fue un río marciano hace millones de años

La NASA informó este jueves que el róver Perseverance llegó el 9 junio al área geológica Ángel Brillante, situada en la base de la pared norte del canal de un río que posiblemente alimentó al cráter marciano Jezero con agua dulce hace miles de millones de años.

El vehículo marciano ha estado explorando el cráter Jezero, ubicado en el borde occidental de la llanura Isidis Planitia, al norte del ecuador de Marte, desde que aterrizó allí en febrero de 2021. Se cree que esta depresión topográfica de 45 kilómetros de diámetro estuvo cubierta de agua, por lo que la información que se llegue a recopilar allí podría revelar evidencias del pasado húmedo del planeta rojo.

De acuerdo con la NASA, en Ángel Brillante existen afloramientos rocosos de tonos claros, que podrían ser antiguos sedimentos que cubrieron en su momento el canal del río, o, posiblemente, sean rocas que quedaron expuestas por la erosión de esta corriente de agua. Los científicos esperan encontrar en esta área rocas que les aporten más pistas sobre la historia del cráter.

Una travesía peligrosa

El Perseverance se desplazó sobre una cresta a lo largo del canal del río, conocido como Neretva Vallis, mientras se dirigía a Ángel Brillante. Para evitar las abundantes rocas presentes en este antiguo cauce fluvial, los planificadores de ruta del róver decidieron desviarlo hacia un campo de dunas de 400 metros de largo. Sin embargo, había un riesgo de que el explorador marciano no lograra cruzarlo con éxito.

«Habíamos estado observando el canal del río justo al norte a medida que avanzábamos, con la esperanza de encontrar una sección donde las dunas fueran pequeñas y lo suficientemente separadas para que pasara un róver, porque se sabe que las dunas se comen a los róvers de Marte», indicó el científico Evan Graser.

Al mismo tiempo, Graser recalcó que finalmente el Perseverance se dirigió hacia el campo de dunas después de que se verificara, mediante imágenes satelitales, que existían las características requeridas de este lugar, así como una rampa para que el explorador marciano pudiera descender de manera segura hacia allí.

El hallazgo de una roca intrigante

El Perseverance arribó a un campo de rocas en el Monte Washburn, nombrado así por una montaña del estado de Wyoming, luego de completar un recorrido de 200 metros en un día solar marciano. Allí los científicos descubrieron una roca de tonos claros con motas oscuras a la que bautizaron como ‘Punto Atoko’, en honor a una característica en el este del Gran Cañón.

Un análisis con los instrumentos SuperCam y Mastcam-Z del róver reveló que el objeto rocoso de 45 centímetros de ancho por 35 de alto está compuesto por piroxeno, un mineral similar a algunas rocas que se han encontrado en otras partes del cráter Jezero. No obstante, los especialistas señalaron que el Punto Atoko es diferente a otras rocas debido a su tamaño, forma y disposición de sus granos y cristales minerales.

También es probable que los minerales que componen al objeto rocoso se formaran en un cuerpo de magma subterráneo que posiblemente esté expuesto en el borde de Jezero. Sin embargo, algunos científicos sugieren que la roca se formó en otro lugar, pero llegó a las paredes del cráter transportada por un rápido flujo de agua hace millones de años. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *