25 de julio , 2024
Destacado

Comunidad de Santurbán señala que el Ministerio de Ambiente los “está obligado” a la ilegalidad minera

Después de una reunión entre la ministra de Ambiente, Susana Muhamad, y las comunidades de Vetas, Suratá y California en Santander, el clima terminó siendo tenso y lleno de críticas. Los habitantes concluyeron que están siendo “condenados a la ilegalidad”, de acuerdo con la emisora colombiana Blu Radio.

Fabio Maldonado, director del Consejo para el Desarrollo de Soto Norte, explicó que la hostilidad se debió a que la ministra llegó a anunciar una zona de reserva temporal en el páramo de Santurbán sin consultar a las comunidades.

“Hablar de diálogo con las comunidades es completamente falso. El gobierno viene y anuncia una medida sin permitirnos participar. La ministra ni siquiera invitó al gobernador de Santander ni a la Procuraduría, lo que muestra una falta de respeto y prudencia”, expresó Maldonado.

Según él, estas decisiones ambientales están motivadas por la necesidad de cumplir promesas de campaña a los activistas ambientales del área metropolitana de Bucaramanga y para mantener la base política del gobierno actual, que busca la reelección. “Nos traen una medida adicional simplemente por cumplirle promesas de campaña a los activistas ambientales”, dijo Maldonado.

Los alcaldes de Suratá, California y Vetas expresaron su rechazo a la zona de reserva temporal y al decreto 0044, que prohíbe la emisión de permisos o licencias ambientales para la exploración o explotación de minerales en zonas declaradas como reserva.

Durante la reunión en California, Ivonne González, presidenta de la Asociación de Mineros de Vetas, comentó: “Este decreto sepulta nuestra economía y condena a la miseria a más de 9.000 personas en Vetas, California, Suratá y Matanza. Nos están violando nuestro derecho a la participación ciudadana, al mínimo vital y al trabajo, a la igualdad y a la identidad cultural de los mineros tradicionales”.

La situación en Santurbán ha generado un profundo descontento entre las comunidades locales, quienes sienten que sus voces no están siendo escuchadas y que las decisiones del gobierno están poniendo en riesgo su sustento y sus derechos fundamentales.

La ministra Muhamad intentó mediar en los conflictos sobre alternativas mineras y la protección del agua, pero la falta de inclusión y diálogo con los afectados ha exacerbado las tensiones.

Las comunidades insisten en que no se oponen a la protección del páramo, pero demandan ser incluidos en las decisiones que afectan directamente sus vidas y su economía. Reclaman que se reconozca su derecho a participar en estos procesos y que se tomen en cuenta sus necesidades y propuestas para un desarrollo sostenible que no sacrifique sus medios de subsistencia. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *