13 de julio , 2024
General

Protección para los autores y compositores de la música vallenata

Tangible protección por parte del Estado colombiano para los autores y compositores, y apoyo del público para esos jóvenes desarrolladores de letras que no generan poesía y por lo tanto no ameritan su inclusión en el genuino y riquísimo poemario musical vallenato, son peticiones que surgen de la segunda edición de la Feria del Libro de Valledupar-Felva 2024.

Organizado por el diario El Pilón y la Alcaldía de Valledupar, el certamen cultural tuvo espacio para el desarrollo del conversatorio ‘Para la música no hay fronteras, pero sí derechos’, con participación de los compositores Rafael Manjarrez —presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, Sayco—, Rosendo Romero y Aurelio ‘Yeyo’ Núñez, así como del asesor jurídico del gremio abogado Ricardo Gómez.

Un deber que no es real

Rafael Manjarrez, presidente de Sayco y su defensa del patrimonio de los autores y compositores durante la tertulia sobre musica y derechos de sus gestores.
En concepto de Rafael Manjarrez —de profesión abogado—, el derecho de autor es “un derecho humano” que debe ser especialmente protegido por las autoridades y el Estado colombiano.

“Sin embargo”, dijo el presidente de Sayco, “cuando uno se enfrenta a la realidad de lo que ocurre con las obras musicales, nos damos cuenta de que el deber que tienen las autoridades de proteger el derecho de autor no es real”.

Guajiro nacido en La Jagua del Pilar —primaveral pueblito al sur de la península—, Manjarrez se refirió a la frecuente actividad jurídica que Sayco debe llevar a cabo en los tribunales y dijo que constantemente se encuentran con individuos y organizaciones que se apropian de derechos de autor sin tener la autorización legal para utilizar las obras.

De acuerdo con el autor de ‘Benditos versos’ y de ‘Ausencia sentimental’ —perenne himno del Festival de la Leyenda Vallenata—, el no pago por el uso ilegal de las composiciones genera un detrimento patrimonial para sus dueños, los autores. Tal uso ilegal lo achacó al poco conocimiento que existe sobre las “líneas estructurales de los derechos de autor”.

Al censurar que la labor que realiza Sayco sea frecuentemente satanizada, el autor de ‘Señora’ y ‘Bendita duda’ señaló que una de las misiones de la organización que preside, la principal, es la de cobrar por el uso de la obra-creación del compositor, la cual está considerada como una propiedad privada. “Por esa razón”, dijo, “quien la use debe pagarle a él por eso, sin darle vueltas… A eso no hay que ponerle peros ni hacer la parafernalia que se hace para enredar y terminar satanizando la misión que cumple Sayco”…

Para méritos de su actuación como presidente de Sayco, el recaudo gestionado por la organización va en aumento y, sobre el tema, Rafael Manjarrez, sin falsas modestias, puntualizó que “la sociedad se proyecta en la actualidad como una multinacional que nos pone de punta a nivel latinoamericano”.

Sin poesía, pero vale…

El compositor villanuevero Rosendo Romero, durante su intervención en el conversatorio.
Durante su intervención en el conversatorio, el compositor Rosendo Romero, nacido en Villanueva —sede del festival Cuna de Acordeones— consideró que muchos de los actuales generadores de letras que se rotulan y se graban como ‘vallenato’ se han alejado de la poesía porque no saben hacerla.

“Ellos no son poetas, son animadores de tarima”, dijo.

‘El poeta de Villanueva’ hizo un análisis de la producción musical de las nuevas generaciones amparadas en el vallenato y, como es de suponer, tenía que referirse a ‘la evolución’ que ha tenido la música de Alejo Durán, misma de Leandro Díaz o ‘El viejo Mile’ o de Iván Villazón, el más de joven entre tales y tantos otros cultores.

De acuerdo con el autor de ‘Fantasía’, a esos pelaos —los cantautores actuales—, hay que dejarlos tranquilos, aunque se sepa que no saben componer… “Están inventando, a diferencia de lo que sucedía años atrás cuando se narraban vivencias a través de las canciones”.

El compositor de ‘Mensaje de Navidad’ dijo que nada podría pedirle, por ejemplo, a John Mindiola, quien, oriundo de Montería, es considerado compositor y cantante. “Yo compongo sobre la Sierra y él sobre el pavimento”, dijo Romero. “La gente joven está inventando, ellos no saben componer vallenato, no saben componer una puya, un merengue, un son, un paseo como lo hacemos ‘Yeyo’ Núñez y Rafael Manjarrez, pero dejemos a los pelaos tranquilos”.

El autor de ‘Noches sin luceros’ resaltó lo bien que les va a los de la generación de Mindiola, de Kalet Morales y Martín Elías y sostuvo que la mejor razón para que ellos estén metidos en su cuento “es que logran tener mejor calidad de vida con las Toyota TXL y el diseño de sonrisa”, al tiempo que recordaba que él, Rosendo, en sus mocedades, “usaba pantalones anchos y peinados locos”.

En Felva 2024, en el Centro Histórico de Valledupar, la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, Sayco, tuvo su kiosco e hizo el importante aporte al desarrollo del certamen con el conversatorio ‘Para la música no hay fronteras, pero sí derechos’. Foto tomada de noticiasyrespuestas.com
Rosendo, quien canta ‘Me sobran las palabras’, solicita tal apoyo para las nuevas generaciones al tener en cuenta que “en Colombia la libre expresión y el trabajo son derechos constitucionales” y al considerar que, de esa forma, ‘forjando’ la ‘Nueva ola’ del vallenato “se ganan la vida”. Aun así, los invitó “a crear producciones con calidad sin alejarse de la poesía”.

“No dejemos que (artísticamente) se nos mueran los jóvenes”, clamó. “Vamos a apoyarlos. Si ellos hicieron música nueva, pues que defiendan su música”, dijo… “Es muy difícil evitar el relevo generacional, lo único que les diría a los pelaos es que le pongan calidad a lo que hacen”. agregó.

El villanuevero autor de ‘El amor es un cultivo’, pidió acciones a las entidades del Estado para salvaguardar el vallenato.

Abordando otro tema, Rosendo Romero, hermano de ‘El pollo’ Isra, sostuvo que la primera fase de la evolución del vallenato se dio cuando Jorge Oñate empezó a cantar…

“Antes de él, lo que se interpretaba eran rancheras cuando se recolectaba café en la serranía del Perijá”, dijo. Y puntualizó que luego surgieron compositores como Omar Geles, a quien considera como el “compositor de las nuevas generaciones”.

Por Por Inocencio De la Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *