sábado, junio 15, 2024
Actualidad

Exdirectivos de Nueva EPS rechazan señalamientos de la Supersalud sobre facturas ocultas

En medio de controversias y acusaciones, exmiembros de la junta directiva de Nueva EPS exigieron una rectificación pública por parte de la Superintendencia de Salud. Esta solicitud surge tras las afirmaciones de que no se aprobaron los estados financieros de 2023 y se ordenó una auditoría externa por supuesto ocultamiento de facturas.

Julio Alberto Rincón, agente interventor de Nueva EPS, brindó declaraciones cruciales en la mañana del 6 de junio, aclarando el manejo de los 5,3 billones de pesos en facturas supuestamente ocultas. “Corresponden a facturas sin procesar y son producto de la auditoría forense. Esta acción fue solicitada por la junta directiva de la entidad en marzo,” afirmó Rincón.

Según el superintendente de Salud, Luis Carlos Leal, “hay dos hallazgos en particular fruto de dos EPS recientemente intervenidas. Desde 2019, Nueva EPS e inclusive años atrás, venía ocultando facturas al interior que no legalizaba. En muchas oportunidades, los hospitales públicos decían que era mucho mayor el pasivo o la deuda que tenían con ellos que lo reconocido por las EPS. Se estaban ocultando muchas facturas; no eran 500.000 millones, sino 5,5 billones lo que tenía de deuda con el sistema.”

En días recientes, Leal reveló que su entidad había descubierto más de 12 millones de registros de facturas en auditoría, con un valor superior a 4,4 billones de pesos. Estas obligaciones no fueron reportadas a tiempo en los estados financieros de la EPS, acumulando lo que denominó “pasivos ocultos” que ahora suman, según la entidad, 5,7 billones.

Leal explicó que “eran facturas que se encontraban engavetadas y que no habían sido legalizadas en el sistema, y que genera múltiples dudas sobre el manejo oportuno y adecuado en materia financiera y en los balances que se presentaban a la junta directiva de esa EPS año tras año”.

La investigación reveló una gestión deficiente de estas facturas, que habían sido archivadas sin ser debidamente legalizadas en el sistema, lo cual plantea serias dudas sobre la transparencia y la gestión financiera de la EPS. Según Leal, esta situación dio lugar a repetidos cuestionamientos sobre la precisión y la puntualidad de los balances financieros presentados a la junta directiva anualmente.

Ese “ocultamiento” se habría llevado a cabo mediante una práctica que el superintendente de Salud denominó “jineteo”. Este método consistía en ocultar las facturas de cada año y registrarlas como si pertenecieran al siguiente, con el objetivo de presentar un balance financiero más favorable. Según el superintendente, “se ha detectado que eso habría ocurrido al menos desde el 2019 y presuntamente desde años atrás”, añadió.

El proceso de intervención fue impulsado tras descubrirse que la deuda acumulada con el sistema de salud era considerablemente mayor a lo reportado.

Durante una rueda de prensa, Rincón explicó que “realmente el proceso de intervención no busca la auditoría forense, esta fue solicitada por la Junta Directiva en marzo reconstituida con nuevos miembros y dijo que no autorizaba la presentación ante la junta de accionistas, al considerar que había problemas de claridad por cuenta de unas facturas no procesadas”.

Esta situación generó tensiones entre los exmiembros de la junta directiva y la Superintendencia de Salud. Los exdirectivos aseguran que no hubo ocultamiento intencional de facturas y que la falta de aprobación de los estados financieros responde a problemas administrativos y no a un intento de fraude.

La exigencia de rectificación por parte de los exmiembros de la junta directiva de Nueva EPS apunta a limpiar su reputación y a resaltar que actuaron conforme a las normativas vigentes. Mientras tanto, la Superintendencia de Salud mantiene su postura, sustentada en los resultados preliminares de la auditoría.

Se espera que en los próximos días se realicen nuevas declaraciones y posiblemente reuniones entre las partes involucradas para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades correspondientes. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *