sábado, junio 15, 2024
Actualidad

El representante Juan Carlos Losada celebró el final de las corridas de toros

En una decisión histórica, el Congreso de Colombia aprobó la prohibición de las corridas de toros en todo el territorio nacional.

Juan Carlos Losada, congresista liberal y firme opositor de estas prácticas, comentó que esta fue una de las votaciones más satisfactorias de su carrera en el Capitolio Nacional debido a los resultados obtenidos. “La tortura no se regula, se prohíbe”, afirmó Losada en una entrevista con La W.

La decisión fue tomada tras un seguimiento riguroso de los derechos culturales y los derechos de los animales, bajo la ponderación que realizó la Corte Constitucional.

“La Corte dijo que a quien le correspondía tomar esa decisión es al Congreso de la República”, explicó Losada argumentó que los taurinos no constituyen una minoría constitucional como los afrodescendientes, los Lgbti+, o los indígenas.

En la misma entrevista, el congresista reveló que durante la votación, aquellos que se oponían a la prohibición intentaron romper el quórum retirándose del recinto. “Quienes nos contradecían, se retiraron para romper el cuórum, entonces quienes se oponían eran muchos más”, agregó. “La tortura no se regula, se prohíbe”, aseguró.

Por su parte, Simón Hoyos, novillero de Manizales, expresó su preocupación por el impacto económico de la prohibición en las comunidades que dependen de la tauromaquia. “La verdad anoche ni pude dormir, me siento vulnerado e incomprendido”, comentó Hoyos en su intervención en La W.

El tema de las corridas de toros siempre ha sido controvertido en Colombia, generando opiniones divididas entre quienes las consideran una tradición cultural y quienes las ven como una práctica inhumana.

La reciente decisión del Congreso podría marcar el fin de una era en la tauromaquia colombiana, poniendo en relieve los derechos de los animales por encima de las tradiciones culturales.

“No sé qué tan bien estipuladas están las consecuencias económicas que tendremos, se impactarán todos los que se beneficiaban de las corridas de toros”, señaló Hoyos, preocupado por el futuro.

Losada destacó la importancia de la votación realizada, subrayando el papel del Congreso en la toma de decisiones trascendentales para la sociedad colombiana. “Nunca había estado tan feliz en el Capitolio Nacional como cuando se conocieron los resultados de la votación”, afirmó.

Diversos sectores han debatido acerca del equilibro entre la conservación de tradiciones culturales y la implementación de nuevas normativas que velen por el bienestar animal. La determinación del Congreso podría sentar precedentes en la región y abrir paso a reformas similares para otras actividades similares como el coleo o las peleas de gallos.

Con esta decisión, Colombia se une a la lista de países que han decidido poner fin a esta práctica, reforzando el argumento de que el bienestar animal debe ser una prioridad legislativa. La medida ha sido vista por defensores de los derechos animales como un paso significativo hacia la erradicación del maltrato hacia los toros en eventos públicos.
Otras leyes que buscan regular estos espectáculos

Infobae Colombia había hablado sobre el proyecto de ley en Colombia que busca regular, en lugar de prohibir, las corralejas, corridas de toros, coleo y demás espectáculos de este tipo. Este proyecto, identificado con el número 122 de 2023, pasó su primer debate en la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes.

El objetivo principal es proteger el patrimonio cultural del país y salvar aproximadamente un millón de empleos relacionados con estas actividades. Sin embargo, se desconoce cuál será su futuro en vista de la aprobación del proyecto que prohíbe las corridas de toros.

Es de resaltar que el proyecto incluye modificaciones al Reglamento Nacional Taurino y establece pautas claras para la realización de actividades culturales y tradicionales con animales, como las corralejas, riñas de gallos, el coleo, cabalgatas y espectáculos taurinos.

De acuerdo con el documento, se enfoca en minimizar el sufrimiento animal y asegurar su bienestar, proponiendo reducciones en las dimensiones de los instrumentos utilizados en la lidia de toros.

Por ejemplo, se propone que las banderillas y las garrochas usadas en las corralejas tengan una medida máxima de 2,5 centímetros, y que las puyas para picar al toro no excedan los 67 milímetros de largo y 18 milímetros de grosor. Además, se exige que los animales sean transportados en condiciones adecuadas y que cualquier procedimiento veterinario sea supervisado por un profesional cualificado. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *