miércoles, mayo 22, 2024
Nacional

Petro propuso representantes regionales de la guerrilla en diálogos

La reciente tensión en la mesa de diálogos entre el Gobierno colombiano y el ELN alcanzó un nuevo punto crítico, y el presidente Gustavo Petro lanzó una propuesta para intentar resolver la crisis desatada con esta guerrilla.

El mandatario propuso que los diferentes frentes regionales del ELN tengan presencia en las conversaciones de paz, como medida para avanzar hacia una negociación definitiva. “Es importante que esa mesa tenga integrantes de los diferentes frentes regionales del Eln para pasar del diálogo a la negociación definitiva”, declaró Petro, destacando la necesidad de representación diversa en la mesa de diálogos.

Sin embargo, Petro aseguró que esta propuesta no debe afectar los espacios regionales de diálogo, como el proceso que se está llevando a cabo en Nariño. “Sin desmedro del diálogo regional para construir un Nariño en paz que ya ha iniciado, mi gobierno mantiene como escenario de diálogos de paz con el ELN la mesa nacional instaurada”, afirmó el presidente.

La propuesta de Petro llega en un momento crucial, justo cuando el país espera la celebración de una reunión extraordinaria entre las delegaciones del ELN y el Estado colombiano en Caracas, Venezuela. La reunión, originalmente programada para este viernes, ha sido pospuesta para el sábado 13 de abril debido a las tensiones en la mesa de diálogos.

La crisis en la mesa del ELN se ha prolongado desde febrero, cuando surgió una molestia por parte del grupo guerrillero debido a la participación de uno de sus frentes, Comuneros del Sur, en los diálogos regionales propuestos por el gobernador de Nariño. A pesar de los esfuerzos por superar el impase, las condiciones con este frente siguen generando tensiones en la mesa de diálogos.
Canciller de Colombia confirmó que Petro solo se reunió con Manuel Rosales en Venezuela, pero aseguró que no desconocen el sector de María Corina Machado

El jefe de Estado, sin embargo, aseguró que estas dificultades no impedirán la realización de los diálogos planteados en Nariño. La propuesta del presidente busca ofrecer una solución viable para avanzar en el proceso de paz con el ELN y superar los obstáculos que han surgido en la mesa de diálogos.

La actual tensión en el proceso de paz entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) alcanzó un punto crítico con la celebración de una reunión extraordinaria en Venezuela. Esta reunión tiene como objetivo encontrar soluciones a la crisis que ha paralizado el proceso de diálogos en las últimas semanas.

El ambiente previo al encuentro se complicó aún más tras un comunicado emitido por la guerrilla, en el cual se suspendió el séptimo ciclo de diálogos previsto para el 12 de abril. El ELN acusó al Gobierno de no jugar limpio en el proceso, lo que generó una respuesta contundente por parte del Ejecutivo, que llamó a no perder tiempo y concentrarse en avanzar en la agenda acordada.

La reunión extraordinaria busca recomponer la negociación, que ha enfrentado una serie de obstáculos desde el pasado 20 de febrero, cuando esta guerrilla expresó su rechazo a una iniciativa del Gobierno para dialogar en Nariño con el frente Comuneros del Sur. Esta estructura, apartándose de la Dirección Nacional del ELN, manifestó su interés en participar en el proceso de paz liderado por el presidente Gustavo Petro.

La tensión entre el grupo ilegal y el Ejecutivo llevó al aplazamiento del inicio del séptimo ciclo de diálogos, hasta que finalmente fue suspendido según la delegación del ELN. En medio de consultas internas, el ELN solicitó una reunión extraordinaria antes del séptimo ciclo para abordar el tema de Nariño, una novedad en comparación con crisis pasadas.

A pesar de la situación tensa en Venezuela, el Gobierno insistió en mantener las fechas de la reunión, enfatizando la importancia de destrabar el proceso de paz. La comunidad internacional está atenta y dispuesta a aportar, mientras las partes buscan concentrar las discusiones en la mesa de diálogos para avanzar en la agenda acordada.

El encuentro extraordinario representa una oportunidad crucial para superar los obstáculos y avanzar hacia una paz duradera en Colombia, pero el camino por delante sigue siendo incierto mientras las partes buscan encontrar puntos de acuerdo en medio de una situación cada vez más compleja. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *