martes, abril 16, 2024
Actualidad

Dura condena a un policía que torturó a dos hombres negros en EE.UU.

El exayudante del sheriff del condado de Rankin, Christian Dedmon, fue sentenciado a 40 años de prisión este miércoles en un caso de tortura con carga racial en EE.UU., informó CNN.

Dedmon, es el cuarto exoficial de policía del estado de Misisipi que formaba parte de un autodenominado ‘Escuadrón Goon’, conformado por seis agentes blancos que se declararon culpables de torturar a dos hombres negros. El juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Tom Lee, impuso la pena más dura hasta el momento señalando que cometió los actos más «impactantes, brutales y crueles imaginables».

Torturas de víctimas esposadas

En agosto del pasado año, los policías admitieron haber torturado a dos hombres negros inocentes utilizando un juguete sexual y pistolas paralizantes. La Fiscalía federal los acusó de agredir sexual y físicamente a las víctimas esposadas en una redada realizada el 24 de enero de 2023 en una vivienda de la localidad de Braxton, para la cual no tenían orden judicial. Cada uno de los oficiales dimitió o fue despedido.

Ante el tribunal, los acusados reconocieron que ese día dieron una patada a la puerta y entraron en la casa donde vivían los dos afroamericanos, los esposaron y detuvieron sin tener motivos razonables para creer que habían cometido algún delito. También les insultaron, les propinaron puñetazos y patadas, les electrocutaron 17 veces y les agredieron con un consolador. Durante el incidente, uno de los policías disparó su arma dos veces para intimidar a los hombres.

Posteriormente, el ayudante del sheriff Hunter Elward, de 31 años, extrajo a escondidas una bala de la recámara de su pistola y apretó el gatillo contra la boca de uno de los hombres, Michael Corey Jenkins. La primera vez que lo hizo, el arma no se disparó. «Elward cargó la corredera con la intención de disparar en seco por segunda vez. Cuando Elward apretó el gatillo, el arma se disparó. La bala laceró la lengua [de la víctima], rompió su mandíbula y salió por su cuello», detallaron las autoridades.

Así, los policías colocaron una pistola al hombre herido, destruyeron grabaciones de vigilancia, casquillos de bala y cartuchos de pistola eléctrica, presentaron al laboratorio de criminalística pruebas falsas de posesión de drogas por parte de las víctimas, realizaron declaraciones falsas a los investigadores y presionaron a los testigos para que se atuvieran a su versión.

«Esa noche vi al diablo venir hacia mí»

En el juicio, Parker dio su declaración de impacto como víctima. «Tengo que hacerlo, porque Dedmon fue el más abusivo», señaló a CNN antes de la audiencia. «Esa noche vi al diablo venir hacia mí», declaró Parker ante el juez. «Vi al diablo en mi cara, en mi casa, donde se suponía que estaba a salvo. ¿Qué hice para merecer esto? Nada», agregó.
Las condenas

Este martes, Hunter Elward, quien le disparó a Jenkins en la boca, fue sentenciado a 20 años de prisión y se disculpó emotivamente con las víctimas en el tribunal. Por su parte, Jeffrey Middleton fue sentenciado a 17 años y medio de prisión. Daniel Opdyke, otro implicado, recibió este miércoles una pena de prisión de 17 años. En la sentencia, su abogado señaló a Dedmon como el «tipo que tenía esta demente perversión sexual».

Los dos últimos acusados, Joshua Hartfield y Brett McAlpin, serán condenados este jueves. Además de los cargos federales, los seis implicados también enfrentan una serie de cargos estatales por los cuales esperan sentencia. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *