sábado, abril 13, 2024
Nacional

Capturaron mujer acusada de reclutar jóvenes en Bogotá para prostituirlas en Europa

En las labores operativas de las autoridades para combatir los crímenes sexuales, se logró capturar en la ciudad de Bogotá a una mujer que lideraría una red de trata de personas.

Se trata de Diana Carolina Caramache Milean, una mujer de nacionalidad venezolana a quien la Interpol solicita con circular roja debido a los delitos cometidos en España. De acuerdo con las autoridades, Caramache era la encargada de buscar mujeres en Venezuela y Colombia para prostituirlas en territorio europeo.

Caramache tenía un modus operandi en el que subsidiaba todos los gastos de las víctimas hasta llegar al Viejo Continente, y allí iniciaban las amenazas e intimidaciones para finalmente esclavizarlas sexualmente “haciéndoles asumir una deuda de más de 6.500 euros por gastos de tiquetes aéreos y hospedajes, su pago les obligaba a prostituirse contra su voluntad, sometidas a explotación sexual durante las 24 horas del día, siete días a la semana, a fin de saldar la supuesta deuda”, informaron desde la Dirección de Investigación Criminal (Dijín).

Cuando Caramache se movilizaba en un bus de transporte púbico en Bogotá, al parecer con intenciones de salir de la ciudad, fue capturada por uniformados de la Policía Nacional. La venezolana líder de la red de trata de personas deberá comparecer ante un juzgado de instrucción en el país ibérico. La mujer deberá responder por el delito de Tráfico de personas con fines destinados a la explotación sexual.

En Colombia, como en muchos lugares del mundo, la trata de personas representa un grave problema social que afecta a miles de individuos, especialmente a mujeres y niños. La trata de personas es un delito que involucra el reclutamiento, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, con fines de explotación. Para combatir este flagelo y evitar ser víctimas de estas redes criminales, es fundamental tomar medidas de precaución y estar informados. A continuación, se presentan algunas recomendaciones clave:

1. Verificar ofertas de trabajo: Ante ofertas de empleo, especialmente si son en el extranjero, es crucial verificar la legitimidad de la empresa o empleador. Buscar referencias, informarse sobre la reputación de la empresa y exigir un contrato claro son pasos esenciales antes de aceptar cualquier propuesta.

2. Desconfiar de ofertas demasiado atractivas: Las redes de trata suelen atraer a sus víctimas con promesas de grandes ingresos o condiciones laborales excepcionales. Es importante ser críticos frente a propuestas demasiado atractivas o que requieren una respuesta inmediata.

3. Mantener a familiares y amigos informados: Antes de emprender viajes o aceptar ofertas de trabajo, es importante que familiares o amigos cercanos estén al tanto de los planes, incluidas las fechas de partida y llegada, y la información de contacto del empleador o de la organización involucrada.

4. Tener precaución en redes sociales y en internet: Las redes de trata de personas frecuentemente utilizan las redes sociales y el internet para contactar a sus potenciales víctimas. Es esencial mantener la privacidad y seguridad de los perfiles en línea y desconfiar de extraños que hacen ofertas a través de estos medios.

5. Denunciar situaciones sospechosas: Ante cualquier signo de actividad sospechosa o si se siente en riesgo de ser víctima de trata de personas, es vital denunciar ante las autoridades competentes. En Colombia, entidades como el Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA) de la Policía Nacional, ofrecen líneas directas para reportes y asistencia.

En otro operativo de la Policía Nacional en Antioquia, se logró la detención de un ciudadano norteamericano de 48 años, conocido como El Químico. Este individuo es acusado de explotación sexual de al menos seis menores, a quienes contactaba a través de redes sociales ofreciéndoles dinero por encuentros sexuales.

Según coronel Juan Pablo Cubides, El Químico utilizaba drogas sintéticas, que él mismo fabricaba, para someter a sus víctimas. La investigación, que duró más de un año, implicó la recolección de testimonios y evidencias fotográficas. En el operativo se incautaron teléfonos móviles, drogas y material pornográfico, e instrumentos para la fabricación de sustancias. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *