sábado, abril 13, 2024
Nacional

Cabecilla de los Rastrojos Costeños le hizo exigencias a la Corte para asistir a su audiencia

Juan Manuel Borré Barreto, conocido en el mundo del hampa como alias Javier o Pistón, está recluido en la cárcel La Picaleña, en el departamento de Tolima, por un amplio historial delincuencial, que incluye los delitos cometidos con la organización criminal Los Rastrojos Costeños, de la cual fue uno de sus fundadores y cabecillas.

Hay expectativa para su audiencia de acusación el próximo miércoles 28 de febrero ya que sería una de las oportunidades para referirse al presidente del Senado, Iván Name, y sus presuntos con vínculos con Los Rastrojos Costeños.

Precisamente la Corte Suprema de Justicia realizará una investigación liderada por el magistrado, Héctor Alarcón, donde se revisarán testimonios del 2014 en donde Borré Barreto junto a su hermano, Brayan Eduardo, indicaron que Name y su primo, José David Name, habrían tenido apoyo de la organización paramilitar para una contienda electoral.

Las exigencias de Borré

Entre tanto Juan Manuel Borré, sindicado de cometer alrededor de 100 homicidios, envió una carta escrita a mano al despacho del magistrado Marcos Antonio Rueda indicando que sí no cumplen una serie de exigencias él no asistirá a la audiencia prevista para el próximo miércoles.

“El día 31 de octubre quedamos en tres peticiones que pedí para volver a declarar y no he obtenido respuesta alguna de parte de ustedes, si yo no veo que me cumplan lo que pedí no asisto a ninguna audiencia”, escribió el excabecilla paramilitar.

Dentro de las exigencias que realizó Borré está la protección de su nucleó familiar, así mismo como las condiciones en las que se encuentra en La Picaleña y la actualidad de su proceso judicial:

“Para declarar, mi familia tiene que estar fuera del país, por lo cual solicité asilo, de lo contrario no compareceré. Mi seguridad en el establecimiento donde me encuentro recluido, que hasta la fecha el Inpec hizo caso omiso a su notificación y sólo fue cumplida unos días y después quedó igual o peor de vulnerada porque me encuentro conviviendo con costeños. Mi situación jurídica donde ya cumplí mi pena y no me han querido resolver mi situación violando el derecho fundamental al debido procesó”.

Los señalamientos del pasado en contra del presidente del Senado

Al respecto desde la Corte Suprema indicaron que antes de tomar una decisión sobre el escrito presentado por Borré Barreto, se realizó una solicitud al despacho del magistrado César Augusto Reyes para que se envíe la documentación pertinente, con el fin de que sea añadida al expediente correspondiente.

El creador de los Rastrojos Costeños afirmó hace 10 años que Name junto a su primo tuvieron ayuda de la organización delincuencial para comprar votos y tener una mayor proyección en la zona:

“Con Iván, se le hicieron las campañas en los barrios ahí, en la Pradera, en los Plivos, por acá, por Soledad, por la central, le hicimos campaña para que pusiéramos la gente que votara por él, él nos entregó la plata. Yo le dije en ese entonces que con la plata que él iba a dar para comprar votos, que nos apoyara a nosotros, en la estructura de nosotros, y nosotros le poníamos la gente a votar por él, y como ya veníamos haciendo relaciones y negocios desde hace años atrás (…) desde la época 2009, 2010, que hemos venido haciendo relaciones y hemos venido haciendo negocios”.

La relación de la familia Borré con el crimen organizado se inició en 1993 cuando Juan Manuel Borré Barreto, alias Pistón o alias Javier, se involucró en el conflicto armado colombiano a los 15 años, a raíz del secuestro de su tío por las Farc. Posteriormente, junto a su hermano, alias Tío Guillo, lideró el grupo criminal Los Rastrojos Costeños desde 2011 hasta 2019, encargado del narcotráfico y extorsiones en la región Caribe. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *