sábado, febrero 24, 2024
Actualidad

Construyen en Rusia un «reactor del futuro» que revolucionará la industria atómica

Rusia comenzó la construcción de un «reactor del futuro», con la ayuda del cual los elementos radiactivos más peligrosos de los desechos se pueden volver más seguros desde el punto de vista de la contaminación a largo plazo y también se pueden utilizar con otros fines, como la medicina o la industria. Otra característica destacada de este reactor es que se implementará por primera vez un ciclo cerrado de combustible nuclear, lo que implica el reciclaje y la reutilización de combustible.

Se trata de una unidad de energía de 300 megavatios (MW) basada en el innovador reactor de neutrones rápidos BREST-OD-300, que la empresa TVEL JSC, perteneciente a la corporación estatal rusa Rosatom, construye en la ciudad de Seversk, en la provincia siberiana de Tomsk.

BREST-OD-300 formará parte del Complejo Energético de Demostración Experimental (ODEK, por sus siglas en ruso), que se convertirá en el centro más importante de la industria nuclear a nivel mundial.

Este grupo de tecnologías nucleares del futuro incluye tres instalaciones interconectadas que no tienen análogos en el mundo: un módulo para la producción de combustible nuclear mixto de uranio y plutonio, la unidad de energía BREST-OD-300 y un módulo para el reprocesamiento del combustible irradiado.

Así, por primera vez en el mundo, se construirá en un mismo lugar una central nuclear con un reactor ‘rápido’ y un ciclo cerrado de combustible nuclear ‘in situ’. El combustible irradiado después del reprocesamiento se enviará para su refabricación (es decir, reproducción de combustible nuevo), por lo que el sistema gradualmente se volverá prácticamente autónomo e independiente del suministro de energía externo.

La ventaja de los reactores de neutrones rápidos es su capacidad de utilizar eficazmente productos secundarios del ciclo del combustible (en particular, plutonio) para la producción de energía. Al mismo tiempo, al tener un alto factor de reproducción, los reactores ‘rápidos’ pueden producir más combustible potencial del que consumen.

¿Cómo avanza la construcción?

Ya se colocó una placa base de acero de 165 toneladas en el sitio donde se instalará el denominado «reactor del futuro», que será refrigerado con plomo. Asimismo, se montó la primera parte del cuerpo del BREST-OD-300, que se encuentra en el nivel inferior de la estructura de contención.

Se tiene documentado que la estructura de contención, que es la parte exterior del cuerpo del reactor, tiene la finalidad de garantizar el confinamiento del hormigón termoaislante, además de que sirve de barrera de protección adicional para el circuito de refrigeración.

RosAtom

Rosatom destacó que los reactores de neutrones rápidos tienen la particularidad de emplear eficazmente los productos secundarios del ciclo de combustible, específicamente del plutonio, para la producción de energía. En el caso del BREST-OD-300, será abastecido de plutonio-239, que será generado a partir del isotopo de uranio-238. Este isotopo constituye más del 99 % del uranio natural.

Anteriormente, el organismo ruso declaró que tiene previsto que el BREST-OD-300 entre en funcionamiento en 2027. Además, se planea que el módulo de reprocesamiento de combustible nuclear gastado comience a ser construido entre 2025 y 2026 e inicie sus operaciones en 2030. Mientras tanto, el módulo de producción de combustible, cuya construcción empezó en 2016, quedará finalizado en este año. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *