domingo, marzo 3, 2024
Opinión

Soltar cargas Inncesarias: Una dinámica de la vida para avanzar hacia el éxito y la felicidad

“La renovación es el principio —y el proceso— que nos permite ascender en una espiral de crecimiento y cambio, de perfeccionamiento continuo.”
Stephen R. Covey


La dinámica de la vida es el movimiento. El ritmo denota vida, lo lineal es símbolo de muerte. Es menester comprender que el universo no es estático ni inmóvil. Todo aquello que se queda detenido, muere. Al respecto, María Eugenia Pérez La Rotta explica en su libro La magia del amor. De la niñez a la adultez, que en la segunda fase del desarrollo neuro emocional del ser humano procede la instalación neurológica del movimiento y la creatividad, potenciando la creatividad del individuo a lo largo de su vida. Esta etapa acontece entre el tercer y cuarto año de la vida, el cuerpo necesita moverse, fluir y desplazarse en pro de un objetivo; por lo que normalmente en estas edades el niño se muestra inquieto y explorador.

Es importante recalcar que en esta fase infantil se instalan las bases de una conducta saludable. Se deja la plantilla primaria de aprendizaje, desde su proceso físico, pasando por sus emociones y empezando a dejar los primeros pininos de la espiritualidad, para que, a lo largo de la infancia, la adolescencia, la juventud y la adultez, logre seguir creciendo en estos aspectos.” afirma María Eugenia Pérez. Cabe resaltar que el proceso de crecimiento del ser humano implica cuatro pasos, que se precisan en el cuadro siguiente haciendo el parangón entre los niveles físicos, emocionales y espirituales, con el propósito de visualizar la sencillez y complejidad de éstos en respuesta a contenidos positivos y negativos que siempre estarán presentes en estos tres niveles de la vida.

Cuadro 1. PROCESOS PARA EL APRENDIZAJE DEL MOVIMIENTO SEGÚN NIVELES DE LA VIDA
Procesos Nivel
Físico Emocional-Mental Espiritual
INGIERE Alimentos físicos. Experiencias de vida. Información sobre un ser supremo.
DIGIERE Los alimentos físicos (división de los alimentos). Sentimiento de la experiencia vivida. Reverencia hacia algo superior.
ASIMILA Lo que necesita para crecer. Aprendizaje positivo de la experiencia para crecer. Fe Positiva y conciencia de contar con la guía de un ser supremo (Energía).
EXCRETA Lo que no necesita para no morir (Basura) Aprendizaje negativo de la experiencia para desechar. Fe Negativa, con frecuente apatía, miedos, dudas.
Fuente: Construcción propia con base a los libros La Magia del amor (María Eugenia Pérez) y otros.

 

Cómo se observa en el cuadro 1, en toda actividad humana se produce desperdicios (físicos, emocionales – mentales y espirituales) que debemos tratar regularmente para que nuestra vida no se intoxique y, en consecuencia, mantener la armonía en aras de lograr un progreso significativo y sistemático a lo largo de esa espiral de perfeccionamiento continuo. Así pues, si no sacamos la basura de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestro espíritu, es decir, si no afilamos la sierra regularmente como lo sugiere Stphen Covey, nos enfrentamos a una alteración de la armonía de nuestra vida, generando enfermedad, relaciones conflictivas y falta de energía para avanzar hacia el logro de nuestros sueños.

Es evidente que sobrevienen enfermedades cuando una persona no elimina la excreta o la orina de manera regular. De igual forma acontece con personas que están llenas de resentimientos y rencor, emocionalmente se tornan intolerantes, agresivas y conflictivas. Y que decir de quienes el miedo las paraliza, pues adolecen de entusiasmo y confianza en sí mismos para avanzar hacia la conquista de sus sueños.

Muchas veces no entendemos por qué nos comportamos de ciertas maneras, y déjame decirte que esto obedece a la educación recibida en la infancia. Por ello, María Eugenia Pérez invita a los padres a lo siguiente: “El reto de la segunda fase de crecimiento y desarrollo es ser progenitores presentes y conscientes de manera amorosa y ordenada. Estar en la capacidad de armonizar el ritmo de la inteligencia y del temperamento de su hijo. Lograr respetar profundamente el ser y el hacer de ese individuo que vino al mundo, a través de ellos, para cumplir con una misión que el espíritu se ha propuesto ante de nacer. Es ser padres equilibrados que logran triunfar en la ardua labor de seguir el ritmo de su hijo y a la vez de darle límites claros, coherentes y sanos.”

En 1989 leí por primera vez el libro Cómo criar hijos positivos en un mundo negativo, escrito por Zig Ziglar, en dónde nos pone de presente que nadie nos forma para ser padres pero que es nuestra responsabilidad ser padres amorosos y facilitadores, que ayudan a sus hijos a desarrollar la inteligencia y el temperamento que les facilita el cumplimiento de su plan de vida. La información resumida en el cuadro 2 nos insta a reflexionar en el daño que hacemos a nuestros hijos en la infancia en el desarrollo de su personalidad cuando los padres son rígidos y controladores normativos en exceso o, en lo opuesto, cunado son abandonadores y permisivos en exceso.

 

Cuadro 2. CONSECUENCIAS CONDUCTUALES EN LA ADULTEZ POR LA ACTUACIÓN
DE LOS PADRES DURANTE LA II FASE DEL DESARROLLO NEURO EMOCIONAL
consecuencias Positivas Consecuencias Negativas
Cuando los padres cumplen con los retos de acompañar, enseñar y solucionar al niño durante los 3 y 4 años, cuando adulto la persona cuenta con:

·         Creatividad.

·         Valía.

·         Autonomía.

·         Principio de Realidad.

·         Fluidez.

·         Libertad.

Cuando los padres son rígidos y controladores con los niños de 3 y 4 años, se genera personas adultas con las siguientes tendencias:

·         Retadores y acumuladores de dinero y objeto.

·         Obsesivos por la limpieza.

·         Obsesivos por el orden estático, incapacidad para el cambio físico, emocional – mental y espiritual.

·         Obsesivo por la perfección estática.

·         Obsesivos por la puntualidad y acelerados, apurados.

Por tanto, cuando adulto se logra capacidad de: Po tanto, el resultado son adultos:
·         Equilibrio entre lo positivo y lo negativo.

·         Fluidez física, emocional – mental y espiritual.

·         Ver el negativo, y hacer lograr los cambios de ese negativo para mejorar.

·         Cuidar la salud física, emocional – mental y espiritual.

·         Mantener el equilibrio entre el orden y el desorden respetando los espacios y los tiempos.

·         Tener Seguridad de alcanzar y producir diariamente lo que se requiere para ser feliz. La capacidad de los disfrutes plenos de las facetas de la vida.

·         Vivir en el tiempo presente, con buen manejo de tiempo y el espacio con relación al presente. Es decir, intentando no vivir en el pasado ni desplazarse al futuro cuando no ha llegado.

·         Centrados en lo negativo, con la menor posibilidad de ver lo positivo.

·         Estancados físicamente (una persona enferma, generalmente con problemas digestivos u urinarios que conducen a múltiples síntomas), emocionalmente – mentalmente (criticas, culpas, resentimientos, reconcomes) y espiritualmente (apatía, falto de energía, sin fe positiva).

·         Descuidados de sí mismos.

·         Extremistas en el orden o el desorden, irrespetuosas de los espacios y tiempos de los demás, autosaboteadores.

·         Inseguras y movidas por la fe negativa. Infelices y quejosos de todo y de todos, sin capacidad de disfrutar las facetas de la vida.

·         Ancladas en el pasado y/o ansiosas por el futuro. No viven el aquí y el ahora.

Fuente: Construcción propia mediante una síntesis del libro La Magia del amor (María Eugenia Pérez).

Ahora bien, cuando las personas no transforman los contenidos negativos que reposan en su memoria, cuando no tratan los engramas celulares que se generaron en su infancia, están condenados a una vida de infelicidad y permanentes luchas para el logro de sus metas; y lo más crítico, están condenados a repetir esa conducta con sus propios hijos. Así, vemos personas que recrean la historia familiar, que se repite de generación en generación, adoptando los mismos patrones de sus padres y de sus abuelos. Si bien estos individuos se sienten orgullosos de los aspectos que consideran positivos de su herencia familiar, se sienten frustrados de paradigmas negativos de los que le gustaría revelarse, pero, para no convertirse en la oveja negra de la familia, aplazan indefinidamente dichas condiciones de vida.

Ante lo anterior, seguramente preguntarás: ¿cómo puedo soltar esas cargas innecesarias para avanzar de manera fluida hacia el éxito y la felicidad? Mi respuesta es: inicia con una transfusión espiritual y posteriormente aprender a sacar ventaja de actitudes que ayudan a convertirte en un experto en el uso de la transfusión espiritual de pensamiento positivo. Si anhelas ser transformado y deseas disfrutar de salud, éxito y felicidad, empecemos con las cinco virtudes cardinales que sugieren adoptar los doctores Arnold y Barry Fox, las que explican profusamente en su libro Despierta Estas vivo. Una receta médica para vivir más sano a través del pensamiento positivo. Estos serán mis escritos de las próximas cinco semanas. Sigamos avanzando, para que juntos contribuyamos con la construcción de un mundo mejor.

Por: Carlos Rafael Melo Freyle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *