jueves, febrero 29, 2024
Política

Petro anunció que hablará con el alcalde electo de Bogotá sobre la movilidad

Luego de que se diera a conocer que para el año 2024 el sistema de transporte masivo de Bogotá requerirá un incremento significativo de inversión del erario público, el primer mandatario Gustavo Petro criticó el modelo actual de financiamiento con el que cuenta TransMilenio, además de insinuar que en las próximas semanas se daría una conversación con el alcalde electo de Bogotá, Carlos Fernando Galán.

“Los precarios resultados sobre pobreza en Bogotá tiene que ver con la cada vez mayor porción del erario que se lleva el déficit de un transporte masivo ineficiente. El transporte en bus va a devorar la ciudad”, señaló el presidente.

Aunque no especificó cuándo ni en dónde se daría el dicho encuentro, sí dejó entrever que en la conversación podrían surgir propuestas para mejorar el sistema de transporte de los capitalinos sin que se requiera de aumentos excesivos en el costo de los pasajes que, para el 2024, quedó previsto en $3.100.

“En la conversación con el alcalde electo buscaré tratar este tema. Mantengo mi propuesta de una financiación diferente del transporte masivo que no se base en pasajes”, concluyó Petro.

Las palabras del primer mandatario se dan después de que la concejala María Fernanda Rojas denunciara que el sistema de transporte masivo requerirá una inversión de 2.25 billones de pesos para solventar el déficit que ha dejado la poca efectividad en las campañas para acabar con una de las principales problemáticas: los colados.

“Inviable el déficit del SITP. Este año Bogotá destinó $1,6 billones y el próximo año gastará $2,25 billones (+825 mil millones de la nación). Mientras tanto, la inversión en proyectos para mujeres, infancia y malla vial disminuirá drásticamente. Eso no tiene presentación”, señaló la concejala.

Con el anuncio, podrían reavivarse viejas polémicas protagonizadas por el presidente de la República, quien en meses pasados insinuó que el transporte de Bogotá debía ser pagado y subsidiado a través de las facturas de servicios públicos, con el fin de acabar con la evasión del pago de los pasajes.

En su momento, el primer mandatario le preguntó a los capitalinos a través de sus redes sociales “¿Y si pagáramos a través de una pequeña cuota en la factura de la luz el transporte público cada mes y nos diera derecho a subirnos en cualquier bus todos los días y durante el tiempo que sea?”.

Según comentó, la iniciativa contemplaría la posibilidad de pagar una suma adicional en el recibo de la luz según el estrato socioeconómico, beneficiando a quienes se mantienen en estrato 1 y 2 y cobrando duras tarifas a los más adinerados de la ciudad.

“Los pudientes a lo mejor no usarían el transporte público, pero subsidiarían a los menos pudientes. Las estaciones serían mucho más fluidas por ausencia del control de la tarjeta. No moriría gente evadiendo los controles. No habría déficits monumentales en las finanzas del transporte público”, concluyó Petro.

La iniciativa fue rechazada tajantemente por varios sectores sociales, incluido el exministro de defensa Diego Molano, quien argumentó que todo se trataba de un nuevo impuesto para los capitalinos. “Lo que realmente significa ello es que es un impuesto disfrazado como subsidio de transporte o de Transmilenio, que le costaría a cada familia, que va a salir de sus bolsillos, un millón trescientos mil pesos al año y ese cobro le llegaría mensualmente con la factura de energía”.

De momento, se espera que el alcalde electo Carlos Fernando Galán responda a las palabras del primer mandatario, e incluso que pueda entregar más detalles sobre el posible encuentro, después de que denunciara que Gustavo Petro no se ha comunicado con él, después de ganar en las urnas el pasado 29 de octubre. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *