miércoles, diciembre 6, 2023
Nacional

El paramilitar Hernán Giraldo no será trasladado de cárcel

El excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia Hernán Giraldo Serna, alias El Patrón y El Taladro continuará recluido en la cárcel de Itagüí, luego de que el juez segundo laboral del circuito de Itagüí le negara una acción de tutela interpuesta contra el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), en la que hacía la petición de un cambio de cárcel a razón de la vulneración de sus derechos fundamentales a la salud y a la unidad familiar.

Los fundamentos de su solicitud en el derecho de petición tendrían que ver con la transferencia del centro penal ubicada en el sur del Valle de Aburrá, en el departamento de Antioquia, a la cárcel Modelo de Barranquilla, en la que estaría más cerca a los miembros de su núcleo familiar.

La decisión del juez estableció que, en contraposición a la petición de Giraldo, también denominado como El Señor de la Sierra, sus derechos no han sido vulnerados por el Inpec tras no haber concedido la solicitud del exjefe paramilitar en una primera oportunidad, de manera que la entidad penitenciaria procedió conforme a la normatividad vigente en los centros de reclusión.

La negación de la acción de tutela de Giraldo Serna, indica que, “se evidencia que quien tiene el conocimiento de la realidad de los centros penitenciarios del país es el INPEC, al asignársele únicamente a ellos la competencia del traslado de internos condenados de un establecimiento a otro. En ese sentido, la motivación del mismo obedeció a condiciones de seguridad, decisión que no fue arbitraria o injustificada, sino respondiendo a criterios de necesidad, razonabilidad y proporcionalidad, pues si bien realizaron una valoración del entorno socio familiar, primó la seguridad carcelaria, advirtiendo que esa autoridad cuenta con mayores elementos de juicio y conocimiento especializado para adoptar una decisión”.

Por otra parte, se indicó en la negación que sus derechos no fueron vulnerados, al considerar el nivel de seguridad que se requiere tanto en la cárcel, como para el excomandante paramilitar:
Te puede interesar: Periodista Jineth Bedoya renuncia a que la Fiscalía continúe investigando sus amenazas

“Se vislumbra que la negación en el traslado con destino al CMSBA BARRANQUILLA, o la más cercana EPMSC SANTA MARTA, se fundamentó en la seguridad del accionante, en ese orden de ideas, se evidencia que la entidad accionada no estaría afectando derecho fundamental alguno, contrario a eso lo que está buscando es salvaguardar la seguridad del condenado y por ello NO SE TUTELAN LOS DERECHOS INVOCADOS”, señala expresamente la decisión del juez.

Quién es alias ‘El Patrón’, de depredador sexual de la Sierra Nevada de Santa Marta

Hernán Giraldo ha sido una de las mayores figuras del paramilitarismo en Colombia. En el contexto de los Acuerdos de Paz y la justicia transicional, sistema jurídico del que fue expulsado, fue considerado como “el mayor violador del conflicto armado colombiano”.

Y es que, según las declaraciones oficiales, el depredador sexual condenado por los delitos de violencia de género, desaparición forzada, reclutamiento de menores, homicidio y financiación de conductas ilícitas, afectó a por lo menos 201 jóvenes de menos de 14 años, a quienes agredió sexualmente.

Son más de 800 actos delictivos lo que lo tienen con una robusta medida de aseguramiento. Nada más en el marco de Justicia y Paz, del que fue expulsado, se atribuyen, de acuerdo con un informe publicado por La FM., 3.042 víctimas directas y 10-741 indirectas.

De forma reprochable, incluso ya desmovilizado y privado de la libertad, el depredador sexual continuó delinquiendo. Una investigación del portal 360-grados, expresó que, en su celda, antes de ser extraditado, alcanzó a violar a por lo menos 5 niñas. Un testimonio de una de las víctimas, publicado por el medio investigativo señaló una de esas oportinidades:

“Allá en las visitas –continuó la niña–, siempre que iba, abusó de mí. A mí siempre me entraban a un cuarto con él. Noralba se quedaba con mi hermana afuera. A mí me tocaba obligada permanecer en el cuarto con él, hasta que se acababa la visita. Ingresábamos tipo 9 de la mañana y salíamos como a las 4 de la tarde. Yo tenía en mente que tenía que dejarme, no gritar nada… Ese señor ahí demoró como un mes y fue cuando lo mandaron para la cárcel de Itagüí”, publicó 360-grados. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *