martes, junio 18, 2024
Actualidad

Iván Velásquez pidió perdón por el asesinato de Álix Fabián Vargas

“Pido perdón, a nombre de la nación, a la familia y amigos de Álix Fabián Vargas Hernández y honro la memoria de su padre Jorge, que murió un año después de pena moral”, expresó el ministro de Defensa, Iván Velásquez, sobre el crimen del joven perpetrado en agosto de 2008 por integrantes del Ejército Nacional que después fue presentado como un integrante del ELN abatido en combates registrados en el sur de Santander.

Quince años tuvo que esperar la familia de Vargas Hernández para recibir disculpas por el Estado, y justamente, el jefe de esta cartera lideró el acto de excusas públicas en medio de un hecho inédito, pues es la primera vez que un ministro de Defensa y un comandante del Ejército reconocen de forma abierta la responsabilidad del Estado en estos crímenes.

Durante el acto realizado en el auditorio Teresa Cuervo Borda del Museo Nacional, Velásquez miró a los familiares del joven asesinado y les dijo que tenían razón. “Efectivamente, su hijo había sido desaparecido forzosamente y luego ejecutado”, mencionó el ministro en compañía del general Luis Mauricio Ospina, comandante del Ejército.

También reconoció que su muerte no se produjo durante una confrontación armada, como hicieron creer los uniformados adscritos al grupo de caballería mecanizado No.1 ‘José Miguel Silva Plazas’; sino que fue un caso de abuso de poder perpetrado con las armas que son para protección de la ciudadanía.

“En esa soledad de las víctimas, en esa incredulidad permanente que se da a ellas; en esa inclusive censura o reproche que desde algunos sectores se hacen a las víctimas porque quién sabe qué interés tendrán, quién les estará pagando, situaciones como esta en la que se encuentra finalmente la verdad, revela que a las víctimas siempre hay que escucharlas”, expuso el ministro de Defensa en el acto de perdón del martes 4 de julio.

Las disculpas a nombre del Estado fueron hechas como parte de las medidas de reparación señaladas en una sentencia proferida por el Consejo de Estado en la que condenó a la nación por la muerte de Álix Fabián. También ordenó emitir medidas de reparación para sus familiares al determinar que los militares impidieron la plena identificación del joven que no había sido asesinado en combate.

En ese sentido, Velásquez reprochó el hecho de que el gesto de disculpa no se haya realizado por otros ministros de Defensa cuando no se requería, ni siquiera, una orden judicial. “Estos hechos que nos avergüenzan deberían ser, en el permanente reconocimiento, también un acto de perdón por parte del Estado”, sentenció.

El general Ospina también ofreció disculpas por el ‘falso positivo’: “En mi calidad de comandante del Ejército Nacional los acompaño hoy para reconocer no solo el sentimiento de tristeza por la muerte de Álíx Fabián Vargas, sino también para resaltar la importancia que tenemos como Estado de garantizar que estos hechos no se repitan”.
La orden de revisar los actos de reconocimiento engavetados

Velásquez también dio a conocer que serán revisadas todas las órdenes emitidas de reparación similares para hacer los correspondientes eventos de excusas y petición de perdón a las víctimas. Sobre esto, añadió que en esos eventos sucesivos sean convocadas las familias de quienes fueron asesinados dentro de esa dinámica del conflicto.

“Este no es un acto familiar, sino un acto de país y tenemos que organizarlo como un acto de país que reconoce un grave error, un grave crimen que se cometió por el que no solo sentimos vergüenza, sino que estamos dispuestos a no repetir jamás”, agregó el ministro

Luego aclaró que la medida más efectiva de no repetición es manifestar de manera pública el arrepentimiento y detallar la verdad de los hechos.

Álix Fabián Vargas fue hallado muerto el 8 de agosto de 2008 en el corregimiento Susa del municipio Onzaga (Santander). Al momento de ser abordado por los militares, se encontraba trabajando en Tunja (Boyacá), su ciudad natal, haciendo aseo en un piqueteadero.

“Por fin se escuchan las disculpas anheladas, pero, ¿Por qué de las personas que no tuvieron nada que ver y no de las personas que mataron a nuestro hermano?”, cuestionó Diana Vargas, hermana del joven asesinado. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *