jueves, junio 20, 2024
EntretenimientoGeneral

Sorprendente el número de mujeres que han estado con Omar Geles

“Cuando empecé a ser famoso en el acordeón conocí novias, muchas novias. Más o menos 300 mujeres han pasado por mi vida”, dijo entre risas el compositor, cantante y acordeonero Omar Geles, en una entrevista en la que reveló detalles sobre su amplia vida sentimental.

Es un maestro para componer éxitos vallenatos, siendo el amor y la traición sus principales motivos para llegar con cada nota y melodía al público amante del género vallenato.

En una entrevista realizada por el periodista Víctor Sánchez Rincones, por primera vez Omar Geles reveló el número de mujeres con las que ha disfrutada a lo largo de su carrera musical, pero además recordó una desilusión amorosa de cuyo momento nació el éxito ‘Cuando casi te olvidaba’.

El también compositor de ‘Los Caminos de la vida’, No voy a llorar’, ‘Busca un Confidente’, Recuerdos de un Amor’… narró que desde los 8 años tomó el acordeón y a los 14 ya era todo un experto ejecutando el instrumento, destreza que lo llevó a la vida de fiestas, parrandas y viajes con agrupaciones musicales. Nunca le faltó una inspiración para componer, estuvo siempre rodeado de mujeres que fueron su inspiración, pero además el dolor de una traición lo llevó incluso a salir de Valledupar.

“Despechado me fui a Barranquilla porque me pegaron una cachera, estaba decepcionado de la vida y estando en esa ciudad tomé las cosas de ella, y en una higuera quemé los recuerdos y fotos de ella, menos un peluche en forma de gorila que no pude desecharlo. Pasó un largo tiempo, ya en Valledupar, revisando entre mis cosas encontré una servilleta con el olor de esa mujer, en la que se leía para mi cielo, mi chocolatico…”.

Esta parte de mi vida fue la inspiración para componer ‘Cuando casi te olvidaba’, que dice: “Buscando entre mis cosas viejas, yo me encontré una nota que decía: «mi cielo, yo te amo». Y tus labios pintados como un beso para mí, Ay, decía: «cielo, te amo. Pa’ mi chocolatín». Después de un año, cuando casi te olvidaba, cuando por fin pasaba un día sin recordarte, después que no sentía celos, ni rabia si me decían que a otro hombre te entregaste…”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *