jueves, mayo 30, 2024
Política

Principales reformas no pasarán en el Congreso en el primer semestre: David Racero

Durante los primeros seis meses del 2023, el Gobierno del presidente Gustavo Petro presentó tres reformas que pretendía fueran aprobadas por el legislativo: la que modificaría el sistema de salud actual, el sistema laboral y el sistema pensional.

Pero contrario a lo que se creía con los documentos de los proyectos, varios sectores políticos señalaron diferencias con las propuestas, incluyendo los partidos tradicionales que en su momento se acercaron a la administración nacional. La resistencia ha sido tal, que como el mismo presidente de la Cámara David Racero lo mencionó, es probable que para este primer semestre no se logre la aprobación de los proyectos de ley como se tenía proyectado.

“Ya con los tiempos no alcanzaríamos las tres reformas y tendríamos que revisar cuánto podemos avanzar en este momento final del semestre”, dijo el representante del Pacto Histórico al diario de El Tiempo. Además, sentenció que: “Actos legislativos y leyes orgánicas que no se aprueben en Comisión esta semana se hunden. Esta es la última semana”.

Lo mencionado por el representante del petrismo se da debido a que en el próximo semestre del 2023 hay cambio de presidentes de la Cámara y el Senado, es decir, ya no serán los miembros del Pacto Histórico que impulsen la agenda. De acuerdo con lo que se tiene programado esta responsabilidad pasará al Partido Verde y el Partido Liberal, que pese a que han sido aliados del Gobierno actual, con las discusiones y debates de los proyectos se han venido alejando del gobierno, lo que pone el debate de los proyectos en un momento de incertidumbre.

A lo anterior se le suma que a diferencia de enero del año en curso, hay dos grandes partidos que se han declarado en independencia y que antes eran parte de la bancada de Gobierno: el Partido Conservador y el Partido de la U. Estos dos partidos decidieron en mayo declararse en independencia para, de esta manera, apoyar leyes que le beneficien al país o rechazar proyectos que no sean adecuados para Colombia, según dijeron.

A lo anterior se le suma que tiene el tiempo en contra, ya que este primer semestre legislativo finaliza el próximo 20 de junio, en teoría tiene solo 15 días para poder avanzar en lo que falta, aunque citaron a sesiones extra y se extenderán hasta el 30 de ese mismo mes.

Pero teniendo en cuenta los tiempos de la reforma a la salud, que se alargaron más de lo previsto, es muy probable que en las semanas que quede no se avance en todo lo que aún les falta a los tres proyectos de ley, por más de que se extiendan los tiempos.

Por ahora, algunos avances se han dado en la reforma a la salud que la semana pasada logró el apoyo necesario en la Comisión Séptima de la Cámara; incluso, esas aprobaciones recibieron de forma pública las felicitaciones del Partido de la U, que días antes había sido uno de los más resistentes a la transformación del sistema. El partido de La U aseguró, luego de la aprobación en la Comisión, que tras múltiples discusiones el borrador había sido modificado, tal como lo habían pedido varios partidos al Gobierno.

Sin embargo, la situación con la pensional y la reforma laboral es diferente, ya que pese a algunas modificaciones y acuerdos con gremios y partidos, aún no logran el apoyo necesario para que se logre lo que se quiere desde el Gobierno. Incluso, en muchos casos han recibido advertencias de que ninguna de las propuestas son viables en términos económicos. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *