martes, junio 18, 2024
Deportes

Primoz Roglic coronó en Roma su primer Giro de Italia


En su palmarés figuran tres Vueltas a España.

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) entró en Roma como emperador final de la 106 edición del Giro de Italia una vez finalizada la vigésima primera y última etapa, con salida y meta en la capital italiana, de 126 km de recorrido, en la que se impuso el británico Mark Cavendish (Astana).

Cavendish (Douglas, 38 años) se sumó a la fiesta de Roglic como protagonista del último triunfo parcial de la edición, ganando al esprint en la capital italiana en su última temporada como profesional con un tiempo de 2h.48.26, a una media de 44,600 km/hora, por delante del luxmburgués Alex Kirsch (Trek Segafredo) y del italiano Filippo Fiorelli (Bardiani).

Fue la victoria número 162 del ‘Expreso de Man’, quien contó con la labor de lanzador del mismo Geraint Thomas, el líder del Ineos y segundo en la general. El británico, con 16 etapas en el Giro y 34 en el Tour, se llevó un recuerdo monumental de Roma.

Roglic, nuevo emperador de Roma

La maglia rosa quedó en poder de Roglic (Trbovlje, 33 años), quien suma su cuarta grande, ya que en su palmarés figuran tres Vueltas a España. Le acompañan en el podio el británico Geraint Thomas (Ineos) y el portugués Joao Almeida (UAE Emirates).

Un triunfo el de Roglic que enriquece aún más su palmarés, en el que figuran otros títulos como la medalla olímpica contrarreloj en Tokio 2020, una Lieja Bastoña Lieja, dos Itzulias, dos Tirreno Adriático, dos Vueltas a Romandía, el Dauphiné y la Volta a Cataluña, hasta sumar un total de 73 triunfos.

En su hoja de servicios falta el Tour de Francia, una espina que lleva clavada en el alma este exsaltador de esquí que llegó tarde al ciclismo, pero en el que escaló a las cotas más altas a base de esfuerzo y desafíos constantes.

Aquella crono en La Planche des Belles Filles le negó el Tour a Roglic en favor de su compatriota Tadej Pogacar, pero la contrarreloj del Monte Lussari en este Giro le compensó aquel inmenso dolor.

No obstante, Roglic no se rinde ante el Tour y lo intentará de nuevo, como no se rindió en este Giro que se acaba de apuntar. Ni las caídas ni el frío ni la amenaza del covid han podido derribar al esloveno. Desde la retirada de Evenepoel por el virus quedó como favorito en la sombra.

Tomó el protagonismo Thomas, otro ilustre veterano que disfrutó de la maglia rosa, pero Roglic se agazapó, pasó inadvertido y apareció el día D a la hora H: la crono del Monte Lussari, donde rodeado de banderas eslovenas se enfundó la túnica de emperador del Giro.

Un Giro marcado por el mal tiempo, las caídas, los recortes polémicos, las etapas anodinas sin combatividad entre los hombres de la general, sin demasiado pulso para levantar a los aficionados de sus asientos, pero bien gestionado por Roglic, quien supo administrar sus fuerzas para el momento clave. Sabía mejor que nadie que el Giro estaba en las terribles cuestas del Monte Lussari. Y allí pasó a la historia.

Pinot Rey de la Montaña: Almeida, mejor joven

El Giro tuvo más protagonistas secundarios que subieron al podio por diversos motivos. El veterano francés Thibaut Pinot (Groupama), en su última temporada en activo, materializó sus famosos gestos sobre la bici con el título de mejor escalador. Un corredor, sin duda, combativo, de los que dan espectáculo en los puertos.

La «maglia ciclamino», morada, al más regular, se la adjudicó el joven italiano de 22 años Jonathan Milan (Bahrain Victorious), quien además se llevó un triunfo de etapa al esprint. El maillot blanco al mejor joven le correspondió al portugués Joao Almeida, con otro triunfo parcial en Monte Bordone y el tercer puesto de la general.

Por equipos destacó el Bahrain Victorious, con dos triunfos de etapa en su casillero, logradas por Milan en San Salvo y el colombiano Santiago Buitrago en la jornada reina de Las Tres Cimas de Lavaredo.

El ciclismo español se apaga en el Giro

El Giro no ha dejado un buen recuerdo para el ciclismo español, que acudió a la cita sin sus principales valores actuales. El Movistar salvó su participación con un triunfo de etapa a cargo del colombiano Einer Rubio en la jornada de montaña de Crans Montana, donde demostró sus cualidades como escalador y su potencial futuro.

Con esta excepción, la clasificación general en su prueba del algodón no engaña. El primer español registrado es el veterano Luis León Sánchez (Astana), de 39 años, en el puesto 24. El siguiente es Jonathan Lastra (Cofidis), en el 35, y después Carlos Verona (Movistar) en el 47.

En espera de que las joyas españolas Juan Ayuso y Carlos Rodríguez se confirmen en las grandes citas, y de que Enric Mas continúe aspirando a los mejores podios, el Tour y la Vuelta serán exámenes importantes para demostrar que el nivel del ciclismo español tampoco es exactamente el del Giro.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *