Dejan en libertad a los jugadores de Once Caldas investigados por extorsión

Durante el martes 11 de abril una juez de Manizales impuso una medida no privativa de la libertad en contra de los jugadores del Once Caldas Guy Esteban García, Santiago Mera y Debinson Mateus, quienes son investigados por extorsionar, presuntamente, a la estudiante de Medicina de nacionalidad española, Juliana Echeverry, para devolverle su celular.

Los futbolistas juveniles, del equipo campeón de la Copa Libertadores en 2004, le habrían exigido 400.000 pesos a la estudiante española a cambio de devolverle su teléfono celular.

Sin embargo, los señalados no aceptaron los cargos que les imputó la Fiscalía General, luego de eso, la fiscal confirmó que no pediría que los jóvenes sean enviados a la cárcel debido a que “si bien el daño es grave, no se cumplen los requisitos para una medida de carácter privativo de la libertad, ya que no representan un daño para la sociedad”.

Luego de tomar la decisión, de dejar en libertad a los futbolistas, la jueza de Manizales agregó que:

“Esta medida significa que los tres jugadores podrán defenderse en libertad, pero con la condición de presentarse periódicamente o cuando se les requiera ante las autoridades judiciales, no podrán salir del país y tener buena conducta social y familiar”.

Además, tendrán que presentarse ante el juzgado durante los cinco primeros días de cada mes, hasta cuando se adelanten todas las audiencias de juicio en su contra y la justicia tome una decisión final.

De acuerdo con el relato de la víctima, ella asistió a una discoteca de Manizales en compañía de un primo y un amigo. En el lugar también estarían departiendo los tres jugadores. La estudiante española relató que a la salida de la discoteca dio cuenta que el bolso que llevaba estaba abierto y no estaba su celular, un IPhone 12 Pro-Max, por lo que se devolvió, pero no lo encontró.

Ese mismo día, pero en horas de la tarde, Juliana le pidió ayuda a su amiga, Catalina Estrada, que le ayudara a encontrarlo y pasadas las 8:00 de la noche, fueron hasta el barrio Palermo, porque el equipo celular fue encendido. Sin embargo, allí no lo encontraron.

Los días pasaron sin ninguna noticia hasta que el 9 de abril, en horas de la tarde, Catalina Estrada recibió una llamada, presuntamente, desde el celular de Santiago Mera, quien le dijo que se encontró un celular y le preguntó cuánto está dispuesto a pagar por devolvérselo.

Juliana Echeverry continúo su relato asegurando que se contactó con la persona que le exigía el dinero y le manifestó que tenía 100.000 pesos, monto que fue rechazado por el hombre que la contactó, por lo que ofreció 200.000, pero tampoco llegaron a un acuerdo.

Según ella, fueron muchas las llamadas con las personas que la estarían extorsionando, pero nunca se pusieron de acuerdo con el montón de la plata. Sin embargo, la estudiante, cansada de la amenazas, decidió denunciar los hechos antes las autoridades, lo que permitió la captura de estas personas que se hizo efectiva el domingo 9 de abril.

Por otra lado, cuando se conoció del caso, Once Caldas emitió un comunicado donde señaló que no se hace responsable de las conductas extradeportivas cometidas por los tres futbolistas de las divisiones inferiores del club manizaleño.

“El club es respetuoso de la ley y de los derechos de los juveniles como personas presuntamente incursas en un delito, motivo por el cual, acataremos y estaremos atentos a las decisiones de la administración de justicia con la que colaboraremos en lo que sea necesario”, reza el comunicado. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *