Formulan serios reparos a la Reforma Laboral y al Plan de Desarrollo

“La reforma laboral pareciera un pliego de peticiones sindicales”, afirmó la Procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco, quien advirtió que la enmienda «no toca el sector más importante del país, que es la informalidad”.

Los pronunciamientos los hizo la jefa del ministerio público en el marco de una reunión con representantes de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO), Colegio de Abogados del Trabajo, Consejo Gremial Nacional, Cámara Colombiana de la Construcción (CAMACOL), Asociación Colombia de Empresas de Servicios Temporales (ACOSET) y Gremio de aplicaciones e innovaciones, en la cual se analizaron los aspectos más relevantes de la Reforma Laboral y su impacto en el país.

En primer lugar, la Procuradora afirmó que “preocupa que la reforma laboral no tenga aval fiscal».

Consideró muy importante que el ministerio de Hacienda estudie el impacto fiscal «porque de acuerdo con lo conversado el proyecto podría contraer la industria, podría originar pérdida de empleo, podría genera impacto en el IVA y con unos efectos contrarios de recesión económica”

También, la jefe del Ministerio Público afirmó que los gremios solicitaron “que no se tramite la reforma laboral con mensaje de urgencia».

Añadió que esta reforma necesita ser bien discutida, con diálogo completo; y aunque hubo un diálogo, pero sin concertaciones”

Finalmente, señaló la necesidad de articular las reformas a la salud, pensional y laboral, para evitar que haya una normatividad que se amolde a la realidad colombiana y una importante preocupación para el ente de control es que frena el emprendimiento.

De otro lado, la Procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco, cuestionó el Plan Nacional de Desarrollo y advirtió varias perlas en su contenido, la primera de ellas “la autorización para que celebren contratos directamente con personas naturales o entidades sin ánimo de lucro que hagan parte de lo que se denomina la economía popular y comunitaria, a través de unas asociaciones públicas; sin reglas específicas y normativas”.

Una segunda perla dijo es la forma como se puede desviar la vigilancia y la regulación de muchos dineros públicos por medio de estas figuras, que permiten que haya una contratación directa y a dedo, porque no hay certeza que se cumplan con los requisitos exigidos o la capacidad técnica para satisfacer las necesidades.

Finalmente, advirtió que con estas modalidades de contratación podría haber desviación de recursos con fines políticos o electorales. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *