domingo, mayo 26, 2024
Nacional

Cirujanos estéticos acusados de tener títulos falsos fueron absueltos

En medio de una audiencia que se llevó a cabo en el juzgado 37 penal del circuito con función de conocimiento de Bogotá, se absolvieron a seis cirujanos estéticos que eran acusados de fraude procesal. Los seis fueron declarados como inocentes aun y cuando se les señalaba de haber falsificado sus títulos profesionales. El proceso de ese caso venía adelantándose desde el año 2017.

Los ciudadanos que quedaron absueltos, por falta de pruebas en su contra, son Francisco Sales Puccini, Carlos Salas Puccini, Juan Pablo Robles, Óscar Sandoval y Ronald Ricardo Daza, Jorge Nembeque. Es de resaltar que para el 28 de abril del año en curso quedó pactada la lectura del fallo, es decir, ese día se podrán presentar recursos frente a la decisión.

“Son personas que ya tenían una formación en cirugía, ya tenían unos valores y a pesar de que vinieron médicos a declarar que la experiencia no se homologa (…) si en efecto si esas resolutivas vigentes para el año 2018, se hubiera encontrado a los médicos aquí acusados el suscrito juez no dudaría, en el evento en que hubiera incorporado esos documentos en el idioma brasileño, con su correspondiente traducción, no dudaría en emitir un fallo condenatorio porque, en efecto, esas prácticas exigen una dedicación y tiempo completo”. aseguró el togado respecto al caso.

“Estamos ante un equilibrio procesal que no le podemos dar fe, por lo menos con esa realidad, a las pretensiones de la Fiscalía y tampoco a la defensa y por ese equilibrio procesal tenemos que optar ante la duda procesal (…) no hay prueba que indique que estamos ante una especie falsaria, que aquí concertaron los directivos, profesores y educandos de la Universidad para cometer esa falsedad. Si la Fiscalía tiene pruebas tiene que decir que profesores y que directivos parta iniciar investigaciones allá en Brasil”, concluyó el juez sobre la situación legal de los seis cirujanos.

El caso de estas personas se remite al 8 de julio del año 2016, cuando a manos de la Fiscalía llegó una carta en la que se exponía como varios miembros de la Asociación Colombiana de Cirugía Plástica tenían títulos falsos. Así mismo, se denunciaba como ellos habrían terminado sus especializaciones profesionales, en tiempo récord, en la universidad Veiga de Almeida, en Río de Janeiro.

El denunciante, que se identificó como Marco Antonio Aurea, comentó que en el año 2010 llegaron invitaciones para conocer el programa educativo que los certificaría como ‘especialistas en cirugía reconstructiva y estética’. Aquel plan de estudios tendría un valor de 105.000 dólares. Además del costo, supuestamente, la entidad no exigía que los aspirantes supieran portugués. La promesas de la universidad iban desde ofrecer estadía a los estudiantes y hacer sus prácticas profesionales en hospitales locales, hasta recibir una validación del Ministerio de Educación.

De acuerdo con lo que expuso la persona que denunció, unos 32 profesionales decidieron acceder al curso, entre ellos, los que ahora quedaron en libertad tras ser acusados de falsedad en documento privado y concierto para delinquir.

“Suministraron documentos falsos y engañaron al Ministerio de Educación, argumentando que los cursos eran presenciales”, explicó la Fiscalía al hablar de los delitos que habrían cometido los señalados cirujanos estéticos.

A las acusaciones se sumaron las denuncias de pacientes que aseguraron haber sido mal intervenidas por médicos de este grupo. Dentro de las supuestas víctimas está, por ejemplo, la periodista Lorena Beltrán. “Como mujer, periodista y activista por la reglamentación de los procedimientos estéticos, destaco el avance de la justicia en esta investigación. Esto demuestra que las acusaciones que hice hace un año ante la opinión pública sí tienen fundamento y que, en efecto, había vidas en riesgo”, dijo en su momento, ella, al diario El Tiempo.

El caso de Beltrán se remonta a junio del 2014, cuando se sometió a una cirugía en manos de Francisco Sales Puccini. “En ese momento accedió a los servicios del especialista para reducir el tamaño de sus senos. mis senos quedaron asimétricos, tenía cicatrices muy largas, más de lo usual, las heridas no cerraban y de esas heridas salía materia líquida”, denunció ella ante El Espectador.

A finales del año 2022 al médico se le condenó a pagar una millonaria reparación a Beltrán. Se sentenciado a entregarle 50 millones de pesos por los daños morales y materiales. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *