domingo, mayo 26, 2024
Actualidad

Hay más de 400 incendios diarios que se consumen los bosques de Colombia

La Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS) presentó un informe sobre las alertas e incendios que se han presentado en lo corrido del 2023. Si bien destacan que con el mismo periodo del 2022 ya se nota una reducción en las cifras. En enero se registraron 437 conflagraciones diarias en los bosques colombianos, casi 200 menos que los vistos el año pasado, pero sigue siendo un promedio muy alto.

Según FCDS, durante los primeros 30 días se registraron 13.123 alertas de incendios en todo el país, principalmente en los departamentos de: Vichada, Meta, Caquetá y Putumayo. Estos territorios coinciden con los datos que los señalan como las regiones con la mayor tasa de deforestación de los últimos años. Las quemas tendrían injerencia en el 59% de esos casos contabilizados.

Con las cifras presentadas, se contabiliza una reducción del 70% de las alertas registradas. Aunque puedan ser buenas noticias, la fundación asegura que no se puede bajar la guardia, pues ya se acercan las temporadas de sequías:

“Se han detectado algunas zonas con deforestación focalizada, además de que no ha empezado el verano que se ha retrasado unas semanas por el Fenómeno de la Niña. Por eso algunos expertos estiman que en los próximos meses las llamas y deforestación en los bosques amazónicos podría incrementarse. La mayor alerta se dio recientemente con un incendio en la Serranía de la Lindosa que duró dos días y cuyas llamas, según reportes oficiales, alcanzaron 10 metros de altura, y calcinaron unas 120 hectáreas de bosque. Y en otros lugares del Arco Amazónico, los cuerpos de bomberos empiezan a reportar casi a diario incendios forestales causados por el hombre” revelaron desde la Fundación para la Conservación y el Desarrollo.

Las intensas lluvias fueron beneficiosas para controlar los incendios en el país

Poco a poco ha disminuido la intensidad de la temporada invernal. Si bien en algunas regiones del país se siguen registrando afectaciones por las precipitaciones, la extensa época de lluvias fue clave para contener varios incendios en estos últimos tiempos.

La entidad asegura que los aguaceros pudieron haber incidido en la reducción o aplazamientos de las talas de árboles, e incluso la quema indiscriminada por parte de particulares, pero, se alerta por que la temporada de sequías ya ha comenzado, por lo que las conflagraciones podrían volver en breve.

No obstante, llama la atención la incidencia que los grupos armados ilegales tienen en la protección y preservación de estos ecosistemas:

“Los deforestadores estarían esperando la temporada de verano que podría comenzar en las próximas semanas para aumentar los incendios y la deforestación. Otra razón sería los beneficios que han traído programas institucionales impulsados por ONGs y el Estado, en especial los relacionados con la forestería comunitaria. Cada vez más los pobladores del Arco Amazónico han comprendido que se puede vivir del bosque sin talarlo. Adicionalmente, se suma la declaración del llamado Estado Mayor Central de las Disidencias de las Farc, de controlar en territorio los procesos de deforestación, así como de incendios y ampliación de la frontera agrícola”.

Incendios forestales empeorarían la calidad del aire en las ciudades colombianas

Las conflagraciones ya estarían pasando factura en la calidad del ambiente, al menos en Bogotá. Desde el distrito declaró la Alerta Fase I, esto por la pésima calidad del aire que se ha registrado durante los últimos días en la capital colombiana.

Al parecer los incendios reportados en la localidad de Sumapaz, y algunos otros más distantes como en los departamentos de: Casanare, Meta y Vichada, estarían influyendo en el deterioro del aire, por lo que la Alcaldía ha empezado a tomar medidas para evitar problemas de salud pública.

“Esta medida se toma después de que se cumplieron 36 horas de condiciones regulares de calidad del aire en esa zona de la ciudad. Las medidas van a incluir recomendaciones a la salud y un refuerzo a las funciones de inspección, control y vigilancia sobre las fuentes móviles y fijas, no se incluyen restricciones a la movilidad debido a que la causa de esta alerta son condiciones meteorológicas y regionales”, detalló la secretaria de Ambiente de Bogotá, Carolina Urrutia. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *