Djokovic, sin rastros de lesión, fulminó a Rublev


El serbio derrotó este miércoles al ruso Andrey Rublev y avanzó a las semifinales del Abierto de Australia.

El serbio Novak Djokovic fulminó al ruso Andrey Rublev por un severo 6-1, 6-2 y 6-4, en dos horas y tres minutos, en los cuartos de final del Abierto de Australia, una ronda en la que no mostró fisuras ni en su juego ni en su estado físico, aparentemente sin molestias en el muslo izquierdo.

Su rival en semifinales será el estadounidense Tommy Paul, un duelo inédito entre ambos jugadores.

El campeón de 21 títulos ‘major’ alcanza por décima vez las semifinales a orillas del Yarra y se sitúa tercero en este capítulo, en una lista liderada por el suizo Roger Federer, con 15 participaciones en la ronda previa a la final.

El serbio, cuarto de la ATP y posible número uno si gana el torneo, completó en cuartos de final una actuación brillante ante un espeso Rublev, que no fue capaz de cambiar de estrategia para impedir que el balcánico volviera a lucirse en su querida Rod Laver Arena.

Los primeros compases del choque marcaron el guión del resto del partido, después de que el cuarto cabeza de serie del torneo rompiera el servicio de su rival (5º) en su segundo juego al resto. Rublev pasó del 40-15 al punto de ‘break’, que esta vez Djokovic convirtió.

En 24 minutos de partido el serbio ya tenía el 4-1 en el marcador. En otros 16 hizo una nueva rotura y consolidó para 6-1. En todos los juegos en los que sirvió Rublev, tuvo oportunidad de romper. Djokovick, imperial a lo largo de la primera manga, solo cedió dos bolas de ‘break’, en el séptimo juego.

A pesar de la aparente facilidad que tuvo para superar al moscovita, Djokovic espetó una serie de quejas a su entrenador croata Goran Ivanisevic, que sorprendieron a una grada teñida de banderas serbias y que no daba crédito al enfado del maestro balcánico tras apuntarse la primera manga.

El ruso, que también se desquició ante la impasible mirada de su entrenador, el español Fernando Vicente, tuvo la posibilidad de entrar más en los peloteos durante una segunda manga que se desequilibró con una rotura que significó el 4-2 para el de Belgrado.

No encontró Rublev manera de hacer frente a su rival hasta el final del segundo set, cuando salvó cuatro puntos de set y los cambió por uno de rotura. Pero Djokovic no se inmutó y con su servicio y sus golpes a las esquinas eludió el peligro y tomó una ventaja que parecía definitiva.

El ruso se puso las manos en la cabeza con gesto de abatimiento por la infinita superioridad de Djokovic, que se permitió la licencia de aflojar en ciertos momentos para no comprometer un físico que a punto estuvo de decir basta durante sus choques de segunda y tercera ronda.

El agotamiento y la falta de ideas de Rublev contrastaba con la frescura de un Djokovic diez años mayor, que aplicó su inteligencia tenística para cerrar un nuevo encuentro en poco más de dos horas.

Con 5-4 a favor, dos saques directos de Djokovic y un resto de Rublev a la red dieron al serbio tres bolas de partido. Le bastó con la primera, tras el último error del ruso.

El campeón de nueve ediciones del Abierto de Australia cerró el choque con 13 saques directos, 30 golpes ganadores y salvó las cinco pelotas de rotura que ofreció.

“He estado en una situación como esta muchas veces, nunca he perdido unas semifinales en el Abierto de Australia y espero que siga así”, explicó un Djokovic que cosechó su victoria número 26 de forma consecutiva en Melbourne Park.

“Probablemente ha jugado el mejor tenis de su vida aquí. Muy explosivo y dinámico. Rápido y un revés muy sólido. Le gusta meterse dentro de la pista y dictar el punto con su derecha. Tiene un gran movimiento con su servicio, con el que puede sacar a cualquier lugar. Es muy completo”, dijo sobre su próximo rival, el estadounidense Tommy Paul, al que nunca se enfrentó anteriormente.

“No puedo decir que este año me esté sintiendo mejor que nunca aquí porque he tenido grandes años aquí en Australia. Pero en los dos últimos partidos, jugando contra dos chicos que son grandes jugadores, ganarles con ese dominio es definitivamente lo que quiero en este momento”, añadió el balcánico, que está a dos partidos de igualar al español Rafael Nadal con 22 títulos ‘major’.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *