Más de un centenar de migrantes fueron dejados frente a la casa de Kamala Harris

Enviados al parecer por el gobernador de Texas, Greg Abbott, autobuses llenos de migrantes llegaon frente a la residencia de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, en Washington, D.C., el pasado fin de semana.

Según los informes, más de 100 migrantes, incluidos mujeres y niños, llegaron en tres autobuses al Observatorio Naval, donde se ubica la residencia vicepresidencial, mientras las temperaturas históricamente heladas azotaban la zona el sábado por la noche.

Algunos de los migrantes solo vestían camisetas a pesar del clima frío, y se les dieron mantas antes de ser trasladados a una iglesia local.

Los activistas de inmigración calificaron al incidente de insensible, por las bajas temperaturas que tuvieron que soportar los migrantes en la capital de EE. UU. debido al impacto de una fuerte tormenta de invierno en estas vacaciones de Navidad.

La Casa Blanca arremetió contra el gobernador de Texas, Greg Abbott, uno de al menos tres republicanos que han estado enviando inmigrantes a ciudades lideradas por demócratas para protestar contra las políticas de inmigración de la Administración Biden, y calificó el último envío de inmigrantes como «una jugada cruel, peligrosa y vergonzosa».

«El gobernador Abbott abandonó a los niños al costado de la carretera soportando temperaturas bajo cero en la víspera de Navidad y sin haber coordinado con ninguna autoridad federal o local», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Abdullah Hasan, en un comunicado a los medios.

«Como hemos dicho en repetidas ocasiones, estamos dispuestos a trabajar con cualquier persona, tanto republicana como demócrata, en soluciones reales, como la reforma migratoria integral y las medidas de seguridad fronteriza que el presidente Biden envió al Congreso en su primer día en el cargo, pero ests tipo de jugadas no logran nada y solo ponen vidas en peligro», continuó Hasan.

Abbott acusó previamente al presidente estadounidense Joe Biden y a Harris de «ignorar y negar la crisis histórica en nuestra frontera sur».

La oficina de Abbott expresó en un comunicado a principios de este año que el Gobierno del estado de Texas está «tomando medidas sólidas para ayudar a las comunidades fronterizas», incluido el transporte en autobús de miles de inmigrantes a Washington, D.C., la ciudad de Nueva York, Chicago y Filadelfia. (Información y foto Agencia Xinhua).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *