Panamá conmemoró por primera vez invasión de EEUU como Día de Duelo Nacional

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, encabezó este martes un acto en la capital del país, en el que por primera vez se conmemoró la invasión estadounidense del 20 de diciembre de 1989 como Día de Duelo Nacional.

«Hoy por primera vez en 33 años, la patria les expresa con el debido protocolo y solemnidad, el respeto, reconocimiento y gratitud que merece el recuerdo de sus vidas», publicó el mandatario en Twitter.

Cortizo acompañó el mensaje con fotografías del acto efectuado en el cementerio Jardín de Paz, con la presencia del vicepresidente de Panamá, José Carrillo, ministros del gobierno y familiares de desaparecidos durante la intervención militar.

«El Estado panameño tenía una deuda con los hermanos que perdieron la vida en los eventos de aquel 20 de diciembre. En adelante, las presentes y futuras generaciones de panameños comprenderán mejor el significado de aquel día», agregó.

Estado Unidos invadió a Panamá el 20 de diciembre de 1989. Esta acción se le conoce con el nombre de “Causa Justa”, una operación que involucró a 25.000 soldados estadounidenses, además de las tropas que habitualmente permanecían en las bases cercanas al Canal de Panamá.

El objetivo de esta invasión fue el de capturar al entonces presidente Manuel Antonio Noriega, militar y político que mantenía el poder en el país istmeño. Su mandato comenzó en 1983, sucediendo a Rubén Darío Paredes y a Omar Torrijos.

La Gaceta Oficial de Panamá, el órgano de difusión del Estado, publicó el 31 de marzo pasado la ley que decreta el 20 de diciembre de cada año como Día de Duelo Nacional, en referencia a la intervención estadounidense para detener al entonces «hombre fuerte de Panamá», general Manuel Antonio Noriega, condenado por narcotráfico.

La presidenta de la Asociación de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre, Trinidad Ayola, consideró la fecha de gran emoción al haberse cristalizado 33 años de lucha con el reconocimiento del Duelo Nacional.

«Un día como hoy, hace 33 años, fuimos sorpresivamente invadidos por el Ejército de Estados Unidos, en un acto de extrema e injustificada violencia, que contó con los más sofisticados armamentos y un elevado contingente de tropas de más de 25.000 soldados norteamericanos, además de las tropas acantonadas en las bases ubicadas en el área del Canal de Panamá, bajo las órdenes del Comando sur», recordó Ayola.

Para la Organización de las Naciones Unidas, el número de civiles muertos con la invasión ronda los 500, sin embargo, la Comisión para la Defensa de los Derechos Humanos calcula que fueron entre 2.500 y 3.000. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *