Hungría retrasó nuevamente la votación para la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN

El Gobierno de Hungría retrasó nuevamente la votación para que Suecia y Finlandia ingresen en la OTAN. Según indicaron funcionarios este martes, la aprobación de entrada tendrá lugar en febrero.

Suecia y Finlandia ya han obtenido el visto bueno por parte de todos los socios de la Alianza con la excepción de Budapest y Ankara -Turquía-. Tiempo atrás, el Gobierno húngaro había comunicado que la aprobación sería en diciembre, algo que ya quedó descartado.

Según indicó el ministro de Gobernación Geely Gulyás, el debate formará parte de la agenda parlamentaria luego de la reanudación de las actividades, el 20 de ese mes. Indicó, a su vez, que el proceso no se prolongará por mucho tiempo ya que el apoyo de los diputados gubernamentales, que cuentan con una mayoría de dos tercios del órgano, “parece estar asegurado”.

“Igual que podemos contar con nuestros aliados, nuestros aliados pueden contar con nosotros”, añadió el ministro.

Finlandia y Suecia solicitaron su ingreso a la OTAN luego de la invasión que Rusia lanzó sobre Ucrania, el pasado 24 de febrero. Hasta el momento han conseguido que 28 de los 30 miembros de la Alianza aprobaran la solicitud, con la excepción de Hungría y Turquía.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, es el líder de la Unión Europea que más cercanía tiene con Moscú, lo que explica su postura desde el inicio del debate.

De todas formas, varios países comunitarios -como Alemania-, e incluso aliados tradicionales del país -como la República Checa, Polonia y Eslovaquia- le han solicitado a Budapest que apruebe la ratificación para la entrada de Suecia y Finlandia, aunque con poco éxito.

Semanas atrás Orbán negó que la entrega de los fondos de recuperación pendientes por parte de la Unión Europea estuvieran retrasando la adhesión. En ese sentido, escribió en su cuenta de Twitter a la primera ministra finlandesa, Sanna Marian: “Querida Sanna Marin, entre verdaderos amigos no hay necesidad de paños calientes: Hungría nunca ha vinculado y nunca vinculará ningún otro asunto al tema de los fondos de la UE”.

Por su parte, Ankara demostró desde un primer momento su oposición a la solicitud ya que acusó a ambos países de dar asilo a militantes kurdos que son considerados terroristas por el Gobierno. Es por ello que exige a Estocolmo y Helsinki una serie de pruebas más que le permitan conseguir la luz verde.

Al respecto, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, mencionó en los últimos días que ambos países están cumpliendo con el acuerdo antiterrorista firmado con Turquía para ingresar en la Alianza y reiteró que las extradiciones de personas kurdas que Ankara solicitó se mantienen dentro de los márgenes de decisión de los tribunales suecos.

“En cuanto a decisiones individuales sobre expulsiones y extradiciones esto es cosa de los tribunales suecos y hay estado de derecho, los políticos deciden las leyes pero al final son las pruebas que van a un tribunal para decidir una extradición, es como funcionan los Estados democráticos”, comentó.

Asimismo, insistió en que los países se mantienen en línea con lo acordado e, inclusive, explicó que Suecia ha cambiado sus leyes antiterroristas, por lo que ha comenzado la expulsión de personas vinculadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y ha establecido un mecanismo trilateral para tratar amenazas terroristas.

(Con información de EFE y Europa Press)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *