Nuevas subvariantes de ómicron del Covid-19 eluden protección inmune y de las vacunas

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) está reportando que el número global de nuevos casos de COVID-19 se ha mantenido estable recientemente, los expertos tienen la vista puesta en cómo las subvariantes existentes pueden interferir con la protección de las vacunas.

Según el informe más reciente de la OMS, la cifra de nuevos casos reportados globalmente durante la semana del 21 al 27 de noviembre aumentó apenas en un 2 % a poco menos de 2,7 millones, y las muertes descendieron un 5 % con respecto a la semana anterior a 8.400.

La variante predominante sigue siendo ómicron, con un 87,8 % de los casos, dice la OMS, y entre las subvariantes predominan, con sus respectivos sublinajes, BQ.1, XBB, BA.2.75, BA.4.6 y BA.2.3.20.

Varias revistas médicas han publicado estudios acerca de la capacidad de algunas de esas variantes de eludir los mecanismos de protección de las vacunas y el sistema inmunológico, y de los riesgos de reinfección que presentan.

Uno de los sublinajes en observación es el XBB, que es una combinación de las subvariantes de ómicron BA.2.10.1 y BA.2.75.

Un artículo de la prestigiosa revista The Lancet dice que hay evidencias preliminares de que XBB, que ha sido encontrada en 35 países y es la predominante en Singapur, podría estar asociada a un riesgo mayor de reinfección.

Por otro lado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) informaron que XBB fue responsable de más del 5 % de las nuevas infecciones en EEUU en la última semana de noviembre.

La OMS dijo en octubre que XBB no parece ser más grave que otras subvariantes de ómicron, pero señaló también el posible mayor riesgo de infección con respecto a otros sublinajes.

El New England Journal of Medicine dijo en un artículo del 7 de diciembre que XBB, por su composición, puede eludir más la protección de las vacunas que las variantes BA.5 y BA.2.

No obstante, la evaluación del Instituto para Métricas y Evaluaciones de Salud de la Universidad de Washington a principios de noviembre fue que aunque los análisis preliminares sugirieron que XXB es más transmisible que versiones anteriores de ómicron, los casos en Estados Unidos sugerían que causaba una enfermedad menos grave.

En su reporte de octubre, la OMS consideró que “hasta qué punto la capacidad de eludir protecciones de XBB es suficiente para impulsar nuevos repuntes de infecciones parece depender del estado inmunológico de una región, cómo fue afectada por olas anteriores de ómicron y la amplitud de las vacunaciones”.

Los especialistas, por su parte, siguen insistiendo en que la evolución de las variantes de ómicron refuerzan la necesidad de nuevas terapias de anticuerpos para el COVID-19. (Información Voz de América).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *