Día de Velitas, tradición que ilumina los hogares vallenatos

Cada 7 de diciembre, los habitantes de Valledupar viven la tradición del Día de Velitas, y este año no será la excepción. Vuelven las reuniones familiares y el tradicional encendido de las velas, que aunque sus costos aumentaron en un 30%, la ilusión no se apaga para dar inicio a esta festividades de Navidad Y Año Nuevo.

Desde el fin de semana, el área comercial de la capital del Cesar, luce abarrotado, mientras los vendedores informales ofrecen por doquier las coloridas velas, cuyos precios dependen del grosor y tamaño.

Pero no solo se trata de la compra de este tradicional elemento navideño, los estrenos también son la prioridad para muchos padres de familia, quienes buscan mantener la ilusión en los niños como principal meta para este año que esperan vivir con mayor tranquilidad, aunque por recomendaciones de las autoridades de salud no hay que bajar la guardia y cumplir con las medidas de bioseguridad por la sub variante del Covid-19.

La carrera séptima, los tradicionales callejones de Pedro Rizo, Galería Popular y las calles adyacentes, se muestran colapsadas ante la cantidad de personas que desde ya buscan los estrenos y todo lo relacionado con la Navidad.

En Colombia, el 7 de diciembre se celebra el Día de las Velitas, el inicio de la Navidad. Ciudades, pueblos, barrios se preparan para iluminar y vestir casas y calles con faroles, como se ha hecho hace 165 años desde que el Papa Pio IX proclamó la Inmaculada Concepción como dogma de Fe.

Según algunos libros del Vaticano, “Encender la luz, es decirle a la Virgen y al Niño Jesús que vengan a nuestras casas”. Esta historia nació en 1854 justo en la Plaza de San Pedro, cuando los fieles esperaban la Bula Ineffabilis Deus, carta Apostólica con la que el Papa Pío IX proclamó la santidad de la Inmaculada Concepción de María.

“La santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original, en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en Atención a los méritos de Jesucristo, salvador del género humano”, se leyó en la notificación.

TRADICIÓN QUE SE NIEGA A MORIR

“las velas están costosas y ni hablar de los estrenos, pero vale la pena hacer el esfuerzo para disfrutar en familia tan importante fecha religiosa”, manifestó Lina Orozco, habitante del barrio 12 de Octubre, quien se encontraba buscando lo necesario para la festejo de hoy.

Luis Ernesto Ocampo, vendedor, dijo que los vallenatos siguen afianzando la tradición del 7 de diciembre y por eso no dudó salir en su carreta a vender las velitas. “Las llevo de todos los precios, además de los faroles individuales o en juegos de seis en distintas decoraciones por 12.000 pesos”.

Yuranis Caña, quien junto a su madre y hermanas tienen más de 8 años ofreciendo velitas en la carrera octava de Valledupar, manifestó que debieron viajar a Barranquilla a comprar mercancía. “Este año ni nosotros pudimos adquirir la misma cantidad de velas, tampoco los clientes tendrán la misma capacidad de años anteriores, para conservar la tradición, en la ciudad faltarán muchas velas por encender”.

Detalló que los paquetes que más solicitan son los de 5.000 pesos, los cuales a veces toca bajar a $4.500, para que las familias puedan adquirirlos.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, activó en el departamento del Cesar la campaña ‘El cambio es sin pólvora’, con la cual hacen un llamado a la comunidad a no quemar pólvora durante la celebración del Día de Velitas y en las fechas `posteriores a la temporada.

En tal sentido, Gabriel Castilla Castillo, director del Icbf en el Cesar, exhorta a los padres de familia a no facilitar a sus hijos pólvora durante las celebraciones de Navidad, ya que sería someterlos a un grave riesgo del que siempre se ha alertado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *