viernes, abril 19, 2024
Actualidad

“Cero Horas, el peor servicio de Servientrega”: Usuaria

 

“Si usted tiene urgencia por enviar una encomienda hacia la ciudad de Bogotá, y quiere apresurarse mandándolo por el servicio Cero Horas, no tome esto como alternativa, porque no llega cuando usted lo tiene planificado, sino cuando ellos quieren”.

Esta es la increíble historia de una usuaria de Valledupar, quien ha vivido una experiencia del mal servicio que está ofreciendo Servientrega con su modalidad Cero Horas, pues envió un paquete, por el cual pagó el doble de la tarifa normal, por la necesidad de que llegara al siguiente día, y hasta hoy solo ha llegado a bodega en la ciudad de Barranquilla, cuando sus destino final, que debió ser en horas, es la capital del país.

Su lema es “Servientrega, mundo de soluciones”, pero muy por el contrario, es un mundo de complicaciones, de ineficiencia e inoperancia, a la hora de servir a sus usuarios. Sus alternativas ´por tiempos de entrega, más allá de solucionar, generan una serie de tropiezos cuyo final es esperar el día y la hora que ellos decidan para que el paquete llegue a su destino final.

Comenta la usuaria, que su mayor sorpresa fue cuando la persona que recibiría la encomienda este miércoles, le comunicó no haber recibido nada; por lo que decidió revisar la guía por la plataforma de la empresa, llevándose la sorpresa que el paquete solo ha llegado a bodega en Barranquilla, cuando el destino era directo a Bogotá y para eso pagó por el servicio de urgencia.

Lo lamentable, es que Servientrega solo responde a través de ‘mensajes cordiales’, pidiendo disculpas y no aporta la solución al problema.

A propósito de este percance, a El País Vallenato, llegó la queja de otro usuario de la capital del Cesar, quien en el envío de un repuesto para vehículo, superó los tres meses de espera, con el pretexto que estaba en bodega “listo para salir”.

Esta situación generó al usuario un grave problema, por cuanto la empresa proveedora del producto, amenazaba con recargar el costo del repuesto si no llegaba a sus manos. A través de un derecho de petición, fue resuelto el inconveniente, luego de una larga espera y zozobra.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *