sábado, junio 22, 2024
Judicial

Investigan responsabilidad de funcionarios públicos en crimen de mujer en Río de Oro

El Viceprocurador General de la Nación abrió indagación previa para determinar la posible responsabilidad disciplinaria de funcionarios de la alcaldía municipal de Río de Oro, Cesar, por la muerte de la joven Kisly Yiseth Gómez Sánchez, ocurrida en el marco de las fiestas patronales del municipio, así como por las lesiones causadas a otros ciudadanos.

Se tuvo conocimiento de que en el transcurso de las fiestas patronales del municipio de Río de Oro, Cesar se presentó un altercado en el que presuntos agentes de seguridad, al parecer del Alcalde Municipal, accionaron sus armas de fuego, causando la muerte de la Señora Gómez Sánchez y presuntas lesiones a otros ciudadanos.

La actuación disciplinaria se inicia para individualizar e identificar a los posibles autores de la posible falta disciplinaria; determinar si los hechos guardan relación con el cargo o la función que ejercen y esclarecer las demás circunstancias que puedan constituir elementos de una posible falta disciplinaria. En ese contexto, el Viceprocurador ordenó las pruebas necesarias para esclarecer los hechos.

Por este caso, el Juzgado Primero Penal Municipal de Control de Garantías de Ocaña, Norte de Santander, judicializó al escolta y el conductor del alcalde de Río de Oro, como presuntos responsables del homicidio.

Se trata de Juan Carlos Oliveros Almenares y Jhon Isnardo Cortez Jácome, escolta y conductor del alcalde, respectivamente, quienes fueron imputados por el delito de homicidio agravado y lesiones personales, de los cuales se declararon inocentes.

El hermano del mandatario municipal, Darío Santana Rincón, quedó en libertad, ya que la Fiscalía no solicitó medida de aseguramiento por tener pocas pruebas contra él, sin embargo, queda vinculado al proceso en libertad.

Según la Fiscalía, algunos ciudadanos señalaron a los empleados del alcalde como los responsables de la balacera en contra de la población, que salió despavorida en busca de refugio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *