Claudia López mejoró su nivel de aprobación en las más reciente encuesta de Invamer

Tal parece que el pacto de no agresión que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, firmó a inicio de año con el hoy presidente Gustavo Petro, influyó positivamente en que su favorabilidad aumentara. La última encuesta de Invamer reveló que la mandataria capitalina tiene 54 % de desaprobación, mientras que en febrero de este año, antes del acuerdo con Petro, tenía un 66 por ciento.

En esa línea, quiere decir que López bajó 12 puntos porcentuales en desaprobación y, por el contrario, aumentó más de 20 en favorabilidad: Invamer asegura que, para agosto de 2022, la alcaldesa tiene un 41 por ciento de favorabilidad, frente al escaso 29 que tenía en el segundo mes del año.

Sin embargo, aunque la imagen de la burgomaestre bogotana ha tenido algunos avances, la percepción de la capital colombiana sigue bajando entre la ciudadanía. Por ejemplo, cuando le preguntaron a los encuestados si creía que las cosas en Bogotá estaban mejorando o empeorando, el 59 por ciento dijo que no, mientras que el 29 aseguró que sí.

La encuesta también evaluó a otros mandatarios regionales del país como Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, quien recibió un índice de desaprobación del 61 % y un 33 por ciento de favorabilidad. Invamer, además, reveló que Daniel Quintero, alcalde de Medellín, alcanzó un 53 por ciento de favorabilidad y un 42 por ciento de desaprobación. El gobernante de Barranquilla, en Atlántico, alcanzó un 59 por ciento de aprobación y un 37 por ciento desaprobación.

El estudio también evaluó la percepción de los ciudadanos sobre algunas de las principales entidades del Estado colombiano como el Congreso de la República. Invamer informó que, aunque la desfavorabilidad sigue estando en el 66 %, su favorabilidad mejoró gradualmente y quedó en 25%. En la última medición había alcanzado un ínfimo 19 %.

Así mismo, la encuestadora indagó en la opinión de los colombianos sobre una de las entidades que más polémicas ha causado en los últimos tiempos en el país: el Ejército Nacional, así como sus dependencias de las Fuerzas Militares. Sin embargo, tal parece que esas controversias no suscitan mucho sinsabor en la gente: esta vez, recibió un 57 % de favorabilidad, dos puntos porcentuales por encima de la última medición. En contraste, el 37 % de encuestados los calificó negativamente.

De la Fuerza Pública también se indagó por la Policía Nacional, otra institución que siempre da de qué hablar, ya sea por sus labores por la seguridad o por los casos de brutalidad policial. En esa línea, Invamer evidenció que su desfavorabilidad supera el 54 por ciento y su favorabilidad el 42 por ciento.

La Fiscalía General, dirigida por Francisco Barbosa, fue de las peores calificadas: el 60 por ciento la desaprobó, mientras que el 30 por ciento avaló sus gestiones.

Otra entidad del Estado que ha sido objeto de múltiples cuestionamientos, principalmente desde el uribismo, ha sido la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), cuya favorabilidad supera por escasos dos puntos porcentuales a la desfavorabilidad: 44 y 42 por ciento respectivamente.

La prensa, por su parte, también tuvo una muy mala percepción en la ciudadanía: el 55 por ciento los descalificó, mientras que el 39 % los aprobó.

Aunque la Corte Constitucional ha sido una de las instituciones más avaladas por la ciudadanía, esta vez no les fue tan bien: el 46 por ciento opinó negativamente y el 37 positivamente. En esa línea, la Corte Suprema de Justicia alcanzó un 57 por ciento de desfavorabilidad y un 30 de favorabilidad.

La Procuraduría General, dirigida por Margarita Cabello, y que se encarga de vigilar a los funcionarios públicos del Estado colombiano fue de las peores calificadas: tuvo un 49 por ciento de desfavorabilidad y un 33 de favorabilidad. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *