Condenan a 21 años de cárcel a párroco del Tolima que abusó de dos niñas

La denuncia de una madre de Cunday, Tolima, permitió que las autoridades descubrieran y judicializaran a un párroco que abusó de dos menores de edad aprovechándose de su posición de poder en la iglesia, en la que una de las víctimas era monaguillo.

A 21 años de cárcel fue condenado Wilmar Quesada Pinto, quien era párroco en una iglesia de Cunday, Tolima hasta hace unos meses.

Luego de haber negado su responsabilidad en el abuso sexual contra dos niñas de 7 y 14 años, recientemente el expárroco del Tolima aceptó los cargos por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, actos sexuales con menor de 14 años agravado y pornografía con personas menores de 18 años.

El hombre de 45 años permanece detenido en una cárcel del departamento donde ocurrieron los abusos contra las niñas.

Los delitos contra las hermanas y otros hallazgos de la Fiscalía

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía General de la Nación, los delitos sexuales por parte del entonces párroco iniciaron en el 2018, cuando el ahora condenado vinculó a la niña mayor como acólita monaguillo de la iglesia ubicada en Cunday.

Las investigaciones arrojaron que en ese entonces Wilmar Quesada empezó a aprovecharse de su posición para realizar tocamientos abusivos en las partes íntimas de la menor de edad.

Con el tiempo la situación se fue tornando cada vez más grave y el expárroco del Tolima se aprovechó de la niña tomándole fotos íntimas.

Así mismo, para el año 2021, la Fiscalía evidenció que el religioso también estaba cometiendo delitos sexuales contra la menor de las hermanas, los abusos habrían iniciado cuando la niña tenía apenas cinco años.

Según la investigación del ente acusador, el párroco aprovechaba que la madre de las niñas llevaba a la menor cuando iba a la casa cural.

Los hechos fueron descubiertos cuando la mayor de las niñas descubrió que en el computador de Wilmar Quesada estaban las fotos que le había tomado desde años anteriores, así como material de su hermana. En ese momento la víctima decidió dar aviso a su mamá.

La mujer acudió a las autoridades en febrero de este año para denunciar los hechos. El religioso fue capturado por investigadores del CTI y la Sijín de la Policía del departamento del Tolima bajo la coordinación de un despacho fiscal del municipio tolimense de Melgar.

“De ese material había dado cuenta la madre en su denuncia, al relatar que su hija mayor encontró en el computador del ya condenado imágenes con contenido pornográfico de su hermana menor de edad, debido a que, al parecer, la fotografiaba”, señaló el ente investigador.

La Fiscalía General de la Nación informó que en las diligencias de registro y allanamiento que se ejecutaron en la casa cural, ubicada en Tres Esquinas zona rural de Cunday, se incautaron varios celulares y un equipo de cómputo con material que sería clave para la investigación.

Finalmente el ente acusatorio señaló que tras las diligencias judiciales que se realizaron, Wilmar Quesada Pinto fue trasladado a un centro carcelario ubicado en el departamento del Tolima. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *