Defensoría alerta grave emergencia en Córdoba por niveles del Sinú y San Jorge

Los altos niveles de los ríos Sinú y San Jorge están causando una grave emergencia en las poblaciones del sur del departamento de Córdoba, alertó la Defensoría delPueblo, la cual, a través de la regional en esa sección del país, está haciendo un seguimiento a la problemática de inundaciones y afectaciones que se han presentado en los últimos días.

El Defensor Carlos Camargo hizo un llamado a la Gobernación de Córdoba; Alcaldías de Tierralta, Valencia, San José de Uré, Montelíbano y Puerto Libertador, y autoridades municipales y departamentales de Gestión del Riesgo, para que tomen medidas, prevengan y atiendan los riesgos de desastres naturales que se están presentando en los diferentes municipios del sur de Córdoba.

«Es importante que las autoridades cuenten con el listado de las zonas identificadas como de alto riesgo por inundación y erosión, y de las poblaciones que están en estas áreas, para que actúen inmediatamente», precisó Camargo.

Advirtió que según el IDEAM, la temporada de lluvias se extenderá hasta el mes de octubre 2022 con probabilidad de incrementos de lluvias en un 50% por encima de lo normal.

Añadió que en los reportes hidrometeorológicos, tanto del IDEAM como de la Corporación de los Valles del Sinú y del San Jorge, existen alertas para el departamento de Córdoba, especialmente para los municipios ribereños de las cuencas del Río Sinú y del Río San Jorge, por probabilidades de crecientes súbitas.

Adicionalmente, puntualizó, la Empresa Urrá S.A. ha venido lanzado alertas desde febrero del 2022, debido a que los aportes de los caudales al embalse han estado por encima de las medidas históricas registradas desde 1960.

La semana pasada, el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, visito la subregión del Bajo Sinú, para hablar con las comunidades del municipio de Lorica, «para hacerle seguimiento a los llamados que le hemos venido haciendo a las autoridades en relación con las afectaciones a los derechos de los habitantes por cuenta de las inundaciones”.

Luego del diálogo con las comunidades, el Defensor del Pueblo reiteró la falta de articulación entre la Unidad de Gestión del Riesgo y las autoridades locales para que las ayudas puedan llegar efectivamente a la población afectada.

Por ello hizo «un llamado urgente para que, en el marco del principio de colaboración armónica entre las instituciones, se puedan tomar las acciones necesarias para mitigar los efectos de las inundaciones sobre las comunidades”.

Recordó que al principio de este año, la Defensoría del Pueblo entregó un informe sobre el Río Sinú y sus dinámicas, donde hizo varios llamados a las autoridades locales y a la autoridad ambiental para tomar medidas de mitigación en los más de 100 puntos críticos en las zonas ribereñas de la más importante cuenca hidrográfica del departamento de Córdoba.

Además de las graves afectaciones a los campesinos dedicados a la ganadería y a la agricultura, el Defensor del Pueblo manifestó su preocupación por las afectaciones que pudo evidenciar de primera mano en diferentes instituciones educativas por las inundaciones, poniendo en riesgo el derecho a la educación y a la salud de los niños, niñas y adolescentes de esta región del departamento.

La situación en el departamento de Córdoba es difícil dado que 28 de sus 30 municipios se encuentran declarados en calamidad pública.

Camargo indicó que desde el pasado mes de mayo, la Defensoría del Pueblo ha venido advirtiendo los riesgos para que se tomen las medidas de mitigación previas y evitar de esta manera que se consoliden las afectaciones. Sin embargo, no se tomaron las medidas por parte de alcaldías como San Bernardo del Viento donde, a pesar de las advertencias sobre puntos críticos en el corregimiento de Isla del Queso, se presentan inundaciones, manteniendo a la comunidad incomunicada.

Situación similar viven los habitantes del municipio de Chimá, debido a la falta de mantenimiento del jarillón que contiene las aguas de la Ciénaga Grande del Bajo Sinú y que, pese al esfuerzo de las comunidades y de los requerimientos realizados desde años anteriores por la Defensoría del Pueblo, hoy se consolida la afectación a comunidades indígenas del pueblo Zenú que allí reside.

Se estima que en los municipios de Córdoba el número de afectados de la ola invernal supera las 30.000 personas, pertenecientes a unas 11.000 familias. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *