lunes, junio 24, 2024
Variedades

Curandero entierra clavo en cabeza de mujer embarazada para que tuviera un varón

Las autoridades de Pakistán buscan a un supuesto curandero después que enterrará un clavo en la cabeza a una mujer embarazada para que tuviera un varón.

El neurólogo Haider Suleman, que trató a la víctima en el Hospital Lady Reading, dijo, reporta la BBC, que aunque el clavo había penetrado en el cráneo de la mujer, no había llegado a su cerebro.

“Dijo que una mujer en su localidad hizo lo mismo [clavó un clavo] y dio a luz a un niño a pesar de que el ultrasonido había mostrado que su hijo por nacer era una niña”, dijo Suleman a Dawn, un medio de noticias de Pakistán.

Curandero entierra clavo en cabeza de mujer embarazada

La policía ya investiga el incidente | Foto: Policía de Peshwar

Los curanderos son muy socorrido en Pakistán por personas que buscan soluciones espirituales a sus problemas. La mayoría de estos curanderos son clérigos islámicos y otras personas religiosas.

El incidente llamó la atención de las autoridades después de que la radiografía de la víctima se volviera viral en redes sociales. La policía inmediatamente comenzó a investigar el caso.

“El equipo también investigará porqué el médico tratante no informó el incidente a la policía”, dijo el jefe de policía local, Abbas Ahsan.

De acuerdo con el doctor, todo sucedió en la casa de la mujer. Los miembros de la familia intentaron sin éxito sacar el clavo de su cabeza, por lo que tuvo que ser llevada al hospital.

Reportes indican que la mujer es madre de tres hijas y presuntamente el bebé que espera también es una niña, por lo que recurrió al curandero que le enterró el clavo en la cabeza.

El personal del hospital le dijo a medios locales que la mujer reveló que su esposo no estaba contento con ella porque no podía tener un niño, por lo que la amenazó con dejarla.

Los bebés varones suelen ser los preferidos en los países del sur de Asia, incluido Pakistán, ya que se cree que brindan a los padres una mejor seguridad social y económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *