jueves, mayo 30, 2024
General

Riesgos de deslizamientos e inundaciones, efectos de temporada de huracanes en el Cesar

Hasta finales del mes de julio, se extenderá la temporada de huracanes en todo el territorio, según lo ha advertido el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, situación a la que el departamento del Cesar no escapa, por lo que en los últimos días se han empezado a registrar los primeros efectos, principalmente en su capital Valledupar.

Pero además de ello, se intensifica el riesgo de los deslizamientos o remociones en masa, en municipios como Manaure Balcón del Cesar y Pueblo Bello, donde históricamente se encienden las alarmas durante las temporadas de lluvias y huracanes.

El fuerte aguacero registrado el fin de semana sobre el municipio de Valledupar, generó el aumento del caudal del río Garupal afectando a 14 familias en el corregimiento de Caracolí, mientras que en la vereda Sabanitas en Los Venados el vendaval dejó afectaciones en 80 viviendas y cultivos.

Olaris Brito, inspectora en el corregimiento de Caracolí, informó que durante la noche del sábado 26 de junio, la fuerte lluvia generó el aumento del caudal del río causando inundaciones y la afectación de al menos 14 familias, quienes perdieron cultivos, crías de animales y algunos elementos de trabajo.

“Fueron momentos de incertidumbre, la mayoría de las personas se encontraban dormidas, tocó acercarse a las viviendas que están a la orilla del afluente para evitar que los daños fueran mayores”.

Por su parte, la líder del corregimiento Rosiris Navarro, recordó de las alertas que la misma comunidad hizo al momento de construirse el puente del proyecto Ruta del Sol, para el cual se levantaron dos columnas que ahora han servido para el estancamiento de árboles y escombros con el paso del afluente.

Recordó que desde el 2011 no se presentaba una situación similar, por lo que exigen a las autoridades municipales y a la concesionaria Yuma, encargada de la obra, tomar cartas en el asunto y aportar soluciones a la población del corregimiento que teme un evento de mayor magnitud.

EN LOS VENADOS

En lo que respecta a Los Venados, Karin Quintero, corregidor de la zona, manifestó que la crecida del río Garupal afectó alrededor de 80 viviendas con daños menores, además del daño de algunos cultivos de pancoger, animales y elementos menores.

Aseguró que no hubo familias damnificadas y la comunidad está solicitando la canalización del río, que se haga un relleno para evitar que el agua vuelva a inundar la zona y se garantice el trabajo de los productores.

RIESGOS EN MANAURE

El alcalde del municipio de Manaure Balcón del Cesar, Henry Oñate Fragozo, advirtió sobre el riesgo de deslizamientos que presenta la localidad con las lluvias que se están presentando.

Informó que el arroyo ‘El indio’, en la vereda Canadá, estribaciones de la serranía del Perijá, se convierte en la zona más vulnerable según se determinó en una reciente inspección realizada en el sector, donde se evidenciaron suelos saturados por fallas geológicas que representan una alerta para las autoridades.

El mandatario afirmó, que esta situación representa una preocupación para la comunidad, ya que de presentarse un torrencial aguacero podría registrarse una avalancha. El año pasado, en la zona rural se registraron 14 deslizamientos, afectando los cultivos de unas 700 familias campesinas y el acueducto del casco urbano y en el corregimiento Sabanas de León.

MONITOREO CONSTANTE

Carlos Daza, jefe de la oficina de Gestión del Riesgo de Desastres del Cesar, manifestó que el Ideam ha emitido las alertas tempranas para todo el territorio nacional, ante la temporada de huracanes.

Por ello, se está haciendo un trabajo articulado con los coordinadores municipales de gestión del riesgo, ante el inminente aumento del caudal de los ríos, que traerán consigo inundaciones en zonas vulnerables.

En lo que respecta a lo sucedido en los corregimientos de Caracolí y Los Venados en Valledupar, Daza manifestó que la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo asumió las gestiones y ayer se realizó una inspección técnica en los lugares afectados. De allí se coordinarán las acciones para apoyar al municipio en el tema.

Explicó el funcionario, que la temporada de huracanes será hasta el próximo mes, y aunque está determinado que afectará con mayor magnitud el departamento de La Guajira, el Cesar sentirá los coletazos tal y como ocurrió recientemente en el municipio de Pelaya.

Ante este pronóstico, se han activado las inspecciones técnicas y de vigilancia en las zonas vulnerables a inundaciones, por la crecida de los ríos, asimismo en los municipios como Manaure y Pueblo Bello que presentan alto riesgo de deslizamientos.

Para el día de hoy, se tiene prevista una reunión de trabajo en el municipio de La Paz, luego de presentarse algunas remociones en el corregimiento de San José de Oriente. “La idea es salir a prevenir y no actuar cuando ya todo ha pasado, la naturaleza es impredecible”, dijo.

Entre tanto, funcionarios de la Oficina de Gestión de Riesgo de Valledupar, hasta la tarde de ayer realizaban una inspección en los corregimientos de Caracolí y Los Venados, para evaluar los daños por el reciente aguacero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *