20 de julio , 2024
General

Una cadena de solidaridad y cariño trajo a Valeria de regreso a su tierra

 

Este viernes feriado procedente de Europa llegó a Colombia la barranquillera Valeria Guerrero Storino, para enfrentar la batalla con el cáncer que le fue detectado en Rusia.

La joven barranquillero despertó la solidaridad no solo de sus coterráneos sino de los rusos y desde entonces se organizó una cadena de solidaridad que hoy la tiene en su tierra a la espera de llegar en minutos a su casa en Barranquilla.

Valeria, de 21 años, estaba haciendo -becada- su tercer año de medicina en la Universidad Federal de Kazan, la bella ciudad rusa de la región de Tartaristán, de la que muchos colombianos tiene referencia porque la selección nacional de fútbol jugó allí durante el último mundial.

El viacrucis de la barranquillero inició cuando le realizaron unos exámenes médicos y le descubrieron un linfoma de Hodgkin en fase 4, cuyo tratamiento en Rusia resultaba muy complejo por su costo y porque el seguro médico que como estudiante extranjera tenía no cubría este tipo de casos. Además no tenía con ella a ningún familiar que la asistiera.

Valeria una vez conoció el diagnóstico supo que debía regresar al país, pero no tenía los recursos para hacerlo y además todo se había complicado por la pandemia del coronavirus y los cierres aéreos en todo el mundo.

Ella a través de las redes sociales dio a conocer su situación, en un mensaje abierto al presidente Iván Duque.

También el empresariado costeño se unió y con el esfuerzo de las empresas Tecnoglass y Promigas, se pudo traer de vuelta a la estudiante barranquillera.

Ahora qué sigue  para Valeria 

Sobre el tratamiento de las quimioterapias Storino agregó que se encuentra a la espera de la respuesta por parte de los oncólogos e infectólogos de la Clínica General del Norte, en donde sería tratada Valeria, ya que debe realizarse la prueba de COVID-19, para definir si puede iniciar el tratamiento inmediatamente o debe realizar la cuarentena en casa.

“Los médicos están evaluando la situación, está la preocupación de que hay que hacerle la prueba porque no sería bueno que empiece la quimioterapia y ni Dios lo quiera tenga el virus, eso sería fatal”, explicó.

La joven estudiante de medicina se realizó la prueba en Kazán y salió negativa, pero debido al proceso del traslado hacia el país en el que tendrá contacto más personas en el vuelo humanitario, hay un porcentaje de riesgo de contagio por lo que es necesario que se le vuelva a practicar la prueba, según lo manifestó la madre de Valeria.

Clínica General del Norte atenderá a Valeria

Por su parte, la Organización Clínica General del Norte informó que se encuentra gestionando todo lo pertinente para el recibimiento de Valeria Lucía Guerrero.

«Valeria es beneficiaria del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio del cual la Organización Clínica General del Norte es la responsable de prestar los servicios de salud en el departamento del Atlántico», informó el centro de salud a tráves de un comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *