21 de julio , 2024
Nacional

Alerta por posible erupción de dos volcanes en Colombia: Servicio Geológico

De acuerdo con el último reporte del Servicio Geológico Colombiano (SGC), dos volcanes activos se encuentran en alerta por posible riesgo de erupción. Las zonas registradas por la entidad son el volcán del Huila y el de Puracé.

A pesar de la advertencia, los expertos indicaron que el volcán ubicado en territorio opita está en alerta amarilla, pero su estado puede cambiar si el movimiento de las plantas tectónicas de la zona sigue creciendo.

Hasta ahora, la emisión del volcán registra una señal sísmica asociada a una creciente súbita en el río Páez en los sectores de Yusayú y Tóez, municipios del Cauca, que reporta incremento en el caudal del río, lo que ha generado deslizamientos, incrementando la actividad. Este volcán se suma a las 25 estructuras activas y monitoreadas por el servicio geológico colombiano que estarían en riesgo de hacer erupción.

El líder del Observatorio vulcanológico y sismológico de Popayán del SGC, Jaime Raigosa, explicó que el aumento de la señal sísmica está asociada a “una creciente en el río Páez. En los sectores de Yusayú y Tóez, en el Cauca”.

Otra de las zonas identificadas por la entidad encargada de la investigación científica básica y aplicada del potencial de recursos del subsuelo; y del seguimiento de amenazas de origen geológico, es el volcán Puracé, ubicado en la cadena volcánica Los Coconucos, en el departamento de Cauca.

Esta zona se encuentra en alerta naranja, ya que la actividad sísmica está relacionada con el movimiento de fluidos y el rompimiento de cuerpos rocosos dentro del volcán, reveló el SGC en el último boletín. Igualmente, la entidad indicó que el fracturamiento de rocas localizado en el cráter del volcán Puracé tiene una profundidad estimada de uno y tres kilómetros.

El 26 de mayo de 2024, el Servicio Geológico Colombiano (SGC) actualizó la información sobre el estado del volcán, indicando que la actividad sísmica asociada al movimiento de fluidos en su interior presentó un descenso.

Igualmente, señaló que la actividad sísmica vinculada al proceso de fractura mostró un leve aumento, por tal motivo mantuvieron la alerta naranja. A su vez, la entidad aclaró que existe la posibilidad que los niveles de actividad sísmica y desgasificación disminuyan o cambien, alternando entre aumentos y descensos, esto no significa que el volcán haya vuelto a sus niveles normales de actividad.

De acuerdo con la información suministrada por la entidad, las actividades sísmicas están asociadas a las emisiones de gas que tienen residuos de ceniza, poniendo en riesgo la zona, ya que puede darse una combustión que active el volcán. Por otro lado, la deformación del suelo y las concentraciones de dióxido de carbono (CO₂) y dióxido de azufre (SO2) permanecen elevadas, superando los niveles habituales para este volcán.

Ante ese panorama, el director técnico de Geoamenazas, John Makario Londoño, aseguró que “este cambio está dentro de todo lo que enmarca un estado de alerta naranja, son cambios importantes dentro de la actividad del volcán que implican la probabilidad mayor de una erupción importante y, por lo tanto, estas variaciones son propias de este estado que es inestable”.

También explicó que para que el volcán regrese a alerta amarilla es necesario que disminuya la actividad sísmica durante varios días seguidos. Sin embargo, esto no asegura que el volcán vaya a hacer erupción. Si se detecta una erupción inminente, el Servicio Geológico Colombiano cambiará el estado a alerta roja. Entre tanto, la entidad recomienda a las personas mantenerse atentas a la información oficial y seguir las indicaciones de los organismos de gestión del riesgo de desastres. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *